Por motivos de salud…financiera

  • Aurelio Contreras Moreno

La tarde del pasado miércoles 2 de julio, comenzó a esparcirse el rumor de que el secretario de Finanzas y Planeación de Veracruz, Fernando Charleston Hernández, había presentado su renuncia al cargo.

Al cabo de unas horas, era prácticamente un hecho que el encargado de las finanzas estatales había tirado la toalla, aunque en un principio no le habrían aceptado la dimisión. Finalmente, la especie fue confirmada por el Gobierno del Estado un día después, la tarde del jueves, mediante un comunicado que daba cuenta de la salida del funcionario por los consabidos “motivos de salud”.

“El titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), Fernando Charleston Hernández, solicitó al titular del Ejecutivo del Estado su autorización para separarse de su responsabilidad ya que padece una enfermedad que, aunque no es grave, implica su tratamiento en la ciudad de México, por lo cual se ve imposibilitado para continuar en el cargo”, reza el boletín con la versión oficial de la renuncia.

¿Qué podría haber motivado que este joven político, a quien se llegó incluso a mencionar como candidateable a la gubernatura en 2016, tomara una decisión que corta de tajo una carrera que parecía ascendente?

De los colaboradores del gobernador Javier Duarte de Ochoa, Fernando Charleston es de los pocos que realmente pertenece al círculo íntimo del mandatario. De hecho, fue Duarte quien lanzó su carrera en Veracruz, cuando al inicio de su sexenio lo nombró subsecretario de Planeación en la Secretaría de Finanzas, cargo desde el que lo impulsó políticamente durante dos años para hacerlo candidato a diputado federal por Coatepec en 2012, elección que ganó, aunque se fue a la instancia de los tribunales.

En San Lázaro, Charleston Hernández obtuvo una importante encomienda al ser nombrado presidente de la Comisión de Desarrollo Social, siendo el único veracruzano en encabezar una en ese momento.

Y era tanta la confianza y cercanía de Duarte con Charleston, que al tener que despedir de la Secretaría de Finanzas a Salvador Manzur por el escándalo del “oro molido” de los programas sociales en tiempos electorales, el gobernador le pidió que dejara la diputación para tomar las riendas de la dependencia. Seguramente supo en ese instante que se acababa de sacar la rifa del tigre.

Lo que se encontró Fernando Charleston en la Sefiplan era un total desastre, como para de verdad enfermarse: pasivos millonarios con proveedores arrastrados desde la administración anterior, una deuda pública estatal inmanejable cuyo monto real se estima cercano a los cien mil millones de pesos, así como desvíos de recursos que no podía revelar por la red de complicidades ahí tejidas y que tocan altos niveles de la actual administración estatal.

Ahorcado por las deudas, a Charleston se le comenzaron a salir de control las finanzas estatales, lo que quedó de manifiesto a finales de 2013, cuando por primera vez en su historia, el gobierno no le pagó a tiempo su quincena y su aguinaldo a los pensionados del estado, lo que provocó una ola de protestas de personas de la tercera edad en las calles de Xalapa y otras ciudades.

Esta misma situación se repitió hace unos días, cuando de nuevo se retrasaron los pagos a los pensionados, lo que habría sido la gota que derramó el vaso y que precipitó la renuncia de quien estaba destinado a ser uno de los herederos del duartismo.

Al parecer, según fuentes bien enteradas, Fernando Charleston sí está enfermo en verdad y su dolencia sería de tipo cardiaco. Sólo que ésta habría surgido debido a la enorme presión que debió soportar el funcionario el último año por todo lo anteriormente mencionado, y que en su momento también habría motivado la renuncia del primer secretario de Finanzas del sexenio, Tomás Ruiz González.

Definitivamente era preferible botar el arpa que acabar ahogado en el mar de inmundicia de los malos manejos financieros y administrativos, cuyo trance final puede ser, sin duda, la cárcel.

Pero el daño está hecho. Veracruz está en quiebra. ¿Quién va a responder por eso?

Email: aureliocontreras@gmail.com

Twitter: @yeyocontreras

Versión para impresión

Anteriores

Aurelio Contreras Moreno

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP). Inició su carrera en el periodismo como reportero gráfico en el Diario “Cambio”, en 1995, en la ciudad de Puebla, siendo aún estudiante.

Fue Subdirector fundador de Diario “AZ Veracruz” y Subdirector de Información en Diario “AZ Xalapa”.

Entre 2005 y 2006 participa en el proyecto periodístico colectivo “Horas Extra”, el primer periódico gratuito que se publicó en el estado de Veracruz, y del cual fue uno de los fundadores e integrante del Consejo de Redacción.

De 2006 a 2014 fue Director Editorial de Grupo Líder, que edita la revista Líder en los estados de Veracruz y Puebla.

Actualmente es colaborador de la revista etcétera, del noticiario radiofónico “Infórmese” de  EXA FM en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas, y autor de la columna “Rúbrica”, que se publica en diferentes medios de comunicación, impresos y digitales.