Xalapa de la propuesta a la acción

  • Ciclovida Xalapa

Luis Fernando López Galicia /

Los usuarios más vulnerables en la ciudad son los peatones y los ciclistas; por ello, una ciudad que protege el tránsito peatonal y ciclista beneficia la movilidad e inherentemente refuerza el tejido social por medio de la interacción entre sus habitantes; mientras que el ejercicio beneficia la salud pública de la población. Además, estos tipos de desplazamiento no repercuten en el medio ambiente pues los desplazamientos generados no afectan la calidad del aire que respiramos.

Es indispensable que un especialista en diseño vial encabece los proyectos, pues tomará en cuenta conceptos básicos como la coherencia del proyecto; el ejemplo más claro son los “puentes peatonales”, cuya principal función es que el automóvil no disminuya su velocidad, dificultando el cruce de patones; recordemos que deben recorrer por lo menos el doble de distancia.

La conectividad por su parte, fomenta estrategias intermodales que conectan las redes o senderos peatonales con calles aptas para el transito ciclistas, también con las paradas del transporte público y en general crea las condiciones que faciliten el transferir de un medio de transporte a otro.

También es importante contar con rutas atractivas y cómodas. Hay un dicho entre los arquitectos: “peatones y ciclistas son como el agua, buscan el camino más fácil, el más rápido”.

Y por supuesto: seguridad vial, en el caso de los ciclistas, las alcantarillas resultan trampas capaces de generar graves lesiones físicas, de ahí la necesidad de subsanarlas.

Cuando el colectivo solicita seguridad vial a los tomadores de decisiones, busca que en los respectivos planes municipales, estatales y nacionales de desarrollo se destinen presupuestos para desarrollar infraestructura y acciones para prever, contrarrestar o minimizar los efectos emanados de accidentes al momento de transitar por la ciudad.

Es posible transportarnos en bici en Xalapa, pero sentimos que la calle no es nuestro espacio, por ello, en el colectivo buscamos romper paradigmas al procurar y promover un cambio en la forma que cotidianamente se mueve, para lo cual convocamos una noche a la semana a un recorrido donde creamos un espacio temporal en movimiento, apto para que en su vehículo de dos ruedas paulatinamente nuevos ciudadanos recorran la urbe.

Cada miércoles una gran masa ciclista se congrega, por ello se dificulta ocupar un solo carril, ya que normalmente hay coches estacionados del lado derecho, lo que complica más las cosas.

Cuando ocupamos toda la calle, el grupo se compacta, vamos seguros al estar rodeados de ciclistas, también disminuimos el tiempo de cruce en cada semáforo y lo más importante es que aumentamos nuestra confianza para disfrutar de la ciudad y mejoramos nuestra condición física al explorar nuevas rutas con diferentes niveles de inclinación.

Sin embargo, cuando las condiciones lo permiten, como cuando subimos la avenida Ávila Camacho, dejamos libre un carril para que pasen los compañeros automovilistas, porque en el colectivo procuramos que las personas comprendan la importancia de compartir la vía pública sin importar el medio de transporte.

El itinerario semanal también busca le reflexión en torno a la distribución del espacio público, pues algunos usuarios de vehículos automotores cuestionan nuestro recorrido, consideran que es una invasión a su espacio. Tienen un erróneo sentido de propiedad y dominio de las vías, fenómeno relacionado principalmente con un gobierno y unas políticas de movilidad que han beneficiado su circulación sobre la de usuarios que no se transportan protegidos por una esfera de acero, vidrio y plástico.

Un claro ejemplo, son las cada vez más comunes vueltas en “U” que ponen en peligro la integridad de otros usuarios. Por ello conviene advertir que cualquier usuario de la vía pública, sin excepción, debe ser responsable de cuidar y proteger la vida de los demás, procurando transitar con precaución.

Si cada una de las personas que constituye la población de nuestra capital diariamente toma decisiones que eligen el cuidar la integridad física y la vida contribuyen a una ciudad más humana y si andan en bicicleta y caminan también favorecen la fraternidad y la camaradería.

@8AndyLee

Versión para impresión

Anteriores

Ciclovida Xalapa

El colectivo Physis Ciclovida se formó en febrero del 2012. Entre sus integrantes hay ciclistas pertenecientes a distintas ramas: urbano, montaña, ruta, street, descenso y otras. En sus actividades buscan fundamentalmente incidir en tres temas: la bicicleta como medio de transporte, la movilidad en la ciudad y la bicicleta como vía de proximidad con la naturaleza. Entre sus actividades realizan un recorrido nocturno todos los miércoles, el punto de reunión es la plaza ubicada en la Av. Xalapa esq. Américas. Desde abril del 2012 es el primer y único colectivo del Estado de Veracruz que es miembro pleno y activo dentro de la Red Nacional de Ciclismo Urbano (BiciRed), organización no gubernamental que agrupa 50 asociaciones ciclistas de diferentes estados del país.

physisciclovida.org

@PhysisCiclovida

facebook.com/PhysisCiclovidaXalapa