PRI: de “reformas que duelen”, a sacrificios que aumentan

  • Rafael Arias Hernández

Escapismo espacial y temporal, discurso placebo, promesas y buenos deseos. Viaje interminable a lo inalcanzable y a la prolongada espera.

Como siempre, gran parte de política y  gobierno en más de lo mismo. Del “había una vez  un lugar…”; al futuro  lejano y feliz,  del “no es para hoy, es para largo plazo…”

Mientras, en el día a día,   inseguridad y violencia no ceden y cuestan mucho, sus contados logros y avances, cuando los hay.

Y ahí vamos con las tres conocidas y padecidas  mentiras de los mexicanos: “la última y nos vamos”, “nomas la puntita”  y “mañana te pago”. Fáciles de identificar en discursos, boletines  y mensajes oficiales.

 Aún contándose con mayores  presupuestos oficiales e injustificada  deuda pública en aumento. Por lo pronto. Desigualdad creciente. Más de la mitad de la población es pobre. 

Resultado comprobable mensual,  quincenal y diario:   no hay suficientes empleos, prestaciones e ingresos; continúan   creciendo  hambrientos y miserables; pero eso sí tenemos al hombre más rico del mundo y sus cuates, así como la partidocracia, simulación y corrupción gubernamental, cada vez más caras e insostenibles.

Preciso tener presente y no olvidar. Los caminos hacia el infierno, están empedrados de buenas intenciones.

Del dicho al hecho. Taco de lengua.  El tamaño del daño y del engaño. Blindaje de pulque y saliva.

Simulación y corrupción inundan y afectan a los diversos ámbitos de gobierno. Presuntos responsables,  prófugos potenciales y  delincuentes  gubernamentales gozan de todas las impunidades.

”No tienen llenadera” y a “patear el bote”,  que paguen los que vienen.

Multitud de trabajos y estudios al respecto. Siempre oportuno, “el Arte de la mentira política”, de Jonathan Swift y John Arbuthnot:

“¿Conviene ocultar la verdad al pueblo por su propio bien, engañarlo para salvaguardarlo?  El arte de la mentira política es, en efecto, "el arte de hacer creer al pueblo falsedades saludables con vistas a un buen fin".

Muchos otros han opinado al respecto. Engaño y delincuencia gubernamental convertidos en sistemas y costumbres dominantes.

El cambio no se da en automático

Hacia  adentro y  hacia afuera, el presidente Peña Nieto repite: “Mi pacto es con el futuro de México”. (El País.080614)

De muchas formas sus colaboradores y aliados señalan y precisan que los beneficios y ventajas no se obtendrán en el presente,  no se verán de inmediato, sino en algunos años y seguro, a mediano y largo plazo. ¿Y mientras qué hacer con inseguridad, pobreza y hambre?

Por su parte,  a nivel nacional su partido el PRI, asegura “que se llevará el triunfo electoral en 2015,  no sólo por las reformas que se realizaron recientemente sino porque además éstas serán puestas en la inmediatez…” (Universal.090814)

A nivel estatal, el mismo PRI reconoció que, “las más recientes reformas duelen, pero eran necesarias para transformar a México” (JornadaVeracruz.170814)

Las  grandes preguntas de los mexicanos son, ¿a quienes, que tanto y hasta cuándo va a doler? ¿Más limitaciones y sacrificios a la inmensa mayoría? ¿Más beneficios y ventajas a los pocos de siempre?

Por lo pronto, aseguran que los productos están a la vista: casi la mitad de la Constitución Política reformada ;  nuevas leyes y muchas de las existentes modificadas.

Con esto concluye un largo periodo de posponer y posponer los cambios. Las reformas ya están aquí y, como en cualquier  Democracia que se respete, hay diversas ideas y puntos de vista teóricos  al respecto.

De las actitudes o acciones inmediatas, para empezar  destacan dos:

La primera, que exige de un redoblado y consistente  esfuerzo, para pasar a la fase de hacer realidad lo establecido en las normas aprobadas. Cumplir y hacer cumplir, pasar del decir al hacer es, en principio,  el reto a seguir.

Y la segunda,  que considera necesario hacer el esfuerzo e intentar diversas formas y mecanismos,  para detener las reformas por múltiples razones y derechos, destacando las de bienestar, propiedad e interés social, así como las de legitimación a través de participación ciudadana y social, y  las de consulta, movilización y resistencia civil.

La presencia y activismo de ambas, en muchas formas, es natural. La lucha democrática, libre y plural sigue, tiene continuación.

Por ahora,  un breve comentario sobre la primera. Pasar del dicho al hecho.

La letra muerta y  viva la simulación 

 No es lo mismo  contenido de la ley, que ponerla en práctica. Ni reformar, que aplicar; o sostener que transformar o cambiar.

Políticos y gobernantes lo saben y si no lo aprenden y aplican rápido. La ancestral forma de engaño es simple, hacer creer lo que se quiere creer. Reformar  y deformar. ¿Aunque duela y sacrifique a más?

Mejor todavía,  cuando se logra confundir hasta no diferenciar intención de acción, declaración de realización.

De cualquier  forma,  hacer realidad  reformas aprobadas es un reto complejo y múltiple. Simular es fácil.

Para empezar se comprobará su legalidad, en términos de su fundamento, consistencia y compatibilidad con el Estado de Derecho vigente, nacional e internacional; al mismo tiempo,  requerirá de indiscutible legitimidad, es decir aceptación mayoritaria; deberá lo más pronto posible,  demostrar operatividad en resultados, beneficios y ventajas anunciados para la población, en particular los relativos a seguridad y estabilidad públicas, así como de bienestar social y mejores niveles de vida; y también,  deberá comprobar  en los hechos,  que no hay intención de favorecer simulación, ni beneficiarios de  corrupción y delincuencia gubernamental. Los insaciables del hacer como que se hace, los “toma todo”

El PRI y la nueva Ley de Pensiones del Estado 

A propósito de uno de los temas actuales, origen de inocultable inconformidad en Veracruz, habría que investigar y difundir,  qué posición y actitud asumen militantes, dirigentes y gobernantes  del PRI, al enterarse y entender el alcance de lo expresado por  su liderazgo  nacional, que defiende y  sostiene: “hay derechos laborales adquiridos y conquistados por décadas que no se pueden atacar y desconocer y que se tienen que respetar…” (Reforma.260714)

Se sabe y padece la lamentable posición y presurosa votación de  diputados locales… ¿A quiénes duelen las reformas? @RafaelAriasH 

Versión para impresión

Anteriores

Rafael Arias Hernández

Actualmente es Investigador del IIESES y maestro de la Facultad de Economía de la UV.

Cuenta con  Licenciatura en Economía, por la Universidad Veracruzana. Obtuvo mención honorífica Cum Laude.  Maestría en Economía con especialización en Desarrollo Regional y sub especialización en Historia del Pensamiento Económico. Salt Lake City, Utah. USA. Diplomado por la U.V. en “Habilidades del Pensamiento”.  Alta Dirección AD2 Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas. (IPADE). Becario en los programas Lincon-Juárez y LASPAU.  Asesor académico y maestro de Enseñanza Media, Esc. De Bachilleres Noc. “Art. 3º Constitucional”, Xalapa, Ver. Maestro en la Facultad de Economía, y de la Maestría en Desarrollo Regional. Historia Económica, Desarrollo Económico, Desarrollo Regional, Taller de Investigación, Metodología, Habilidades del Pensamiento y otras cátedras. Maestro en “Técnicas de Debate” de la maestría en Acción Política y Administración Pública, de la Universidad Anáhuac. Xalapa, Ver.

Director General Técnico y Secretario General de la Universidad Veracruzana.

En el Gobierno Federal, fue Delegado Estatal de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial en Veracruz, y Director de Desarrollo Regional en SPP. En el Gobierno del Estado de Veracruz ha sido Asesor Económico, Jefe de Prensa y Comunicación Social, Director General del Instituto Veracruzano de Cultura, Director General de Industria, Comercio y Estadística, Coordinador de Participación Ciudadana, Coordinador Ejecutivo del Comité de Planeación para el Desarrollo (COPLADEVER). SEFIPLAN, (2010)

Miembro de diversas Asociaciones Civiles y ciudadanas, como el Colegio de Urbanistas y Planificadores, el Colegio de Economistas; la Fundación Cambio XXI A. C.; y de la Fundación Colosio A.C. Colaborador de diversas revistas y publicaciones académicas. Articulista de diversos periódicos, y de otros medios de comunicaciones nacionales, estatales y municipales.