Veracruz: ¿despeñadero económico?

  • Rafael Arias Hernández

Sediento de seguridad y justicia. Próspero en pobreza,  y ahora en hambre.

Siguen los anuncios de acciones esperanzadoras, de inversiones y obras  esperadas que no llegan, ni se concretan.

En su lugar. Juegos del hambre y deuda pública, entretenimiento masivo y beneficios para unos cuantos.

Una, otra y otra vez más se comprueba lo que se padece. La declaración no sustituye a la inversión, aún con buena intención; y en la aldea, obras son amores…platónicos, existentes en otras dimensiones.

Promoción oficial cándida y costosa, con poca o nula credibilidad social. Incompatible con una realidad que acumula pendientes, obligaciones incumplidas y rezagos de todo tipo.

Viaje obligado de adelante hacia atrás; de la prosperidad al infortunio, a la inseguridad.

Síntomas y alertas

En el centro, la economía veracruzana repite señales de alerta desalentadoras. Para comprobar, lo que diariamente padecen millones de hogares, basta consultar cualquier fuente oficial.

En 2013,  BANAMEX estima que  Veracruz apenas alcanzó el 0.7 % de crecimiento. Inferior al promedio nacional de 1.1 %, esto es, casi estancamiento.

Y si se analizan  cifras trimestrales, del  año pasado y  del presente, entonces la alerta de fase recesiva  aparece.

En efecto para 2013, de acuerdo al INEGI, en su Indicador Trimestral de Actividad Económica (ITAEE), Veracruz tuvo, en porcentaje de aumento:

0.6  Enero-marzo; 0.6  Abril-junio; 1.3  Julio-septiembre;  -1.7  Octubre-diciembre.

Y para 2014: -0.7  Enero-marzo.

Dos trimestres seguidos con crecimiento negativo, constituyen un hecho que no puede ni debe pasarse por alto.  ¿Cuál ha sido la reacción oficial?

Hasta el momento ninguna. Siguen foto y boletín, acto faraónico y discurso intrascendente.  La política económica y financiera estatal se mantiene en la misma forma y frecuencia del “no pasa nada y todo va bien”.  El problema es que si pasa mucho, cuando la Economía no reacciona y es insuficiente.

Para empezar poco empleo y mal pagado. No hay crecimiento significativo real y comprobable de  inversión privada. Y  la inversión pública estatal y municipal, es mínima, prácticamente de mantenimiento. No hay obra pública significativa ni para remedio.

Eso, es simple consecuencia de finanzas estatales y municipales debilitadas y cada vez más en crisis, atrapadas en el “sistema de paguitos” ya que, desde hace tiempo,  a todos deben. En todo caso sin inversión gubernamental no es ni será fácil recuperación y crecimiento, mucho menos rápido.

Con mover a Veracruz  

La economía veracruzana en fase recesiva, de bajo y casi nulo crecimiento. ¿Hasta cuándo?

Promesas y compromisos oficiales federales,  implícitamente lo aceptan, al asegurar que como país, con las reformas  ya viene lo bueno, que en algunos años se empezará a notar recuperación y crecimiento.

Política económica y de bienestar social escapista, futurista y esperanzadora. Pero para hoy, para el ahora imprescindible, simple y sencillamente más de lo mismo o peor.

Oferta de temporada. Negación y remate del presente. Venta y oferta de futuros promisorios. Total, prometer no empobrece a los que declaran.  ¿Y mientras? Qué hacer con el sustento diario, con todo lo básico que sube de precio; a pesar de las promesas electoreras y gubernamentales, la vida se encarece. Agua  cada día más cara y  alimentos en aumento. En contra de lo prometido para reformar, en energéticos siguen gasolinazos, luz y gas encareciéndose, con los conocidos efectos en transporte y otras actividades.

Pulso económico, foro plural

Ante esta situación, se ha constituido un foro plural, a partir de un grupo de economistas veracruzanos, convocados por Francisco Licona, Alejandro Soto, Carlos Escudero, Ricardo Olivares y otros.

Foro que además de invitar a exponer  trabajos, ideas y propuestas a interesados en el tema económico,  se ha dado también,  a la simple y sencilla tarea de reunir información actualizada y confiable sobre diversos aspectos importantes de la economía veracruzana. Acceso y   disposición pública verdaderos.

Información de “un pulso económico”  que permita no sólo su análisis y uso,  sino que también sirva  en la toma de decisiones empresariales y, desde luego, que apoye y fortalezca la participación ciudadana, sobre todo en la formación y evaluación de políticas públicas, así como de sus programas y acciones gubernamentales.

Pero además, los participantes que así lo deseen pueden convertirse en conferencistas para exponer  información recabada, sus ideas y propuestas resultado de estudios y análisis actualizados.

Por lo pronto, se cuenta con  aportaciones, como la de Alejandro Soto Domínguez,  “IMSS, ENOE y actividad económica 2004”; y la de Carlos Luna Escudero, “la deuda pública gubernamental, de Veracruz”. 

Interesantes y documentados trabajos, que con otros de reconocidos economistas están a disposición pública, libre y gratuita.

En fin, entre otras, la idea es tomar “el pulso económico” para saber cómo está la Economía,  fortalecer el conocimiento actualizado y confiable,  diálogo y debate públicos, que faciliten  formulación, seguimiento y evaluación de políticas públicas.

Para muchos de los presuntos responsables en el gobierno, “no pasa nada y viene lo mejor”;  lo que sucede a la economía, el desarrollo social y bienestar de la población,  no es importante, ni merece atención y hay que seguir con “más de lo mismo”.

Ante esta desafortunada actitud y situación oficial. Sociedad y ciudadanía no pueden cruzarse de brazos, resignarse y esperar que las cosas empeoren.

Estimaciones de BANAMEX, sostienen que la región Golfo-Peninsular “fue la única que registró un retroceso en crecimiento económico durante 2013, de -0.2%. Con excepción de Quintana Roo, el resto de las entidades tuvieron un peor desempeño que el nacional (Veracruz y Yucatán), incluyendo el descenso del PIB estatal en Campeche y Tabasco”.

Más pobreza y hambre

La burocracia federal en el estado, encargada dizque de combatir la  pobreza está cada día peor. A pesar que del centro  ordenan incorporar y atender a más pobres, declaran que la pobreza en el estado disminuye. Incluso desprecian y minimizan  al gobierno federal, que un poco, ante la crítica situación, decide aceptar y enfrentar el inocultable problema. El próspero Veracruz además de empobrecido, ya tiene 85 municipios en el programa “sin hambre”, más los que faltan.

Lo que se siembra se cosecha. No extrañarían más denuncias sobre delincuencia electoral.

@RafaelAriasH

Versión para impresión

Anteriores

Rafael Arias Hernández

Actualmente es Investigador del IIESES y maestro de la Facultad de Economía de la UV.

Cuenta con  Licenciatura en Economía, por la Universidad Veracruzana. Obtuvo mención honorífica Cum Laude.  Maestría en Economía con especialización en Desarrollo Regional y sub especialización en Historia del Pensamiento Económico. Salt Lake City, Utah. USA. Diplomado por la U.V. en “Habilidades del Pensamiento”.  Alta Dirección AD2 Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas. (IPADE). Becario en los programas Lincon-Juárez y LASPAU.  Asesor académico y maestro de Enseñanza Media, Esc. De Bachilleres Noc. “Art. 3º Constitucional”, Xalapa, Ver. Maestro en la Facultad de Economía, y de la Maestría en Desarrollo Regional. Historia Económica, Desarrollo Económico, Desarrollo Regional, Taller de Investigación, Metodología, Habilidades del Pensamiento y otras cátedras. Maestro en “Técnicas de Debate” de la maestría en Acción Política y Administración Pública, de la Universidad Anáhuac. Xalapa, Ver.

Director General Técnico y Secretario General de la Universidad Veracruzana.

En el Gobierno Federal, fue Delegado Estatal de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial en Veracruz, y Director de Desarrollo Regional en SPP. En el Gobierno del Estado de Veracruz ha sido Asesor Económico, Jefe de Prensa y Comunicación Social, Director General del Instituto Veracruzano de Cultura, Director General de Industria, Comercio y Estadística, Coordinador de Participación Ciudadana, Coordinador Ejecutivo del Comité de Planeación para el Desarrollo (COPLADEVER). SEFIPLAN, (2010)

Miembro de diversas Asociaciones Civiles y ciudadanas, como el Colegio de Urbanistas y Planificadores, el Colegio de Economistas; la Fundación Cambio XXI A. C.; y de la Fundación Colosio A.C. Colaborador de diversas revistas y publicaciones académicas. Articulista de diversos periódicos, y de otros medios de comunicaciones nacionales, estatales y municipales.