Las nuevas lecturas que trajo el Hay Festival

  • Alma Espinosa

Indescriptible, simplemente indescriptible es la sensación que te deja escuchar a escritores como Salman Rushdie o Luiz Ruffato hablar de su experiencia literaria. Nada se agradece más que sentirte parte de una charla sincera, fuera de protocolo, sin una mesa alta que pone una barrera entre el que habla y el público. Eso fue lo que experimentamos durante los cuatro días que duró el Hay Festival.

Más allá de la camiseta que ostento con orgullo, escribo desde mi experiencia como lectora ávida de conocer nuevos escritores. Y eso es justamente lo que nos da desde hace cuatro años el Hay Festival: una variedad de escritores estupendamente bien seleccionados por un grupo de lectores, como yo.

Cada edición del Hay nos da la oportunidad de conocer de cerca a escritores que quizá sólo habíamos escuchado mencionar casi por accidente o a veces ni eso. Eso me pasó justamente con Andrés Neuman, cuya única referencia era su nombre, pero cuando lo escuché en vivo no dudé en comprar su libro Hablar solos y luego fui por El fin de la lectura.

Otro que también formó parte de mis recomendaciones fue José Ovejero con su libro La invención del amor. Así podría continuar con la lista de nuevos escritores para mí, que no quiere decir que sean noveles en el arte de la literatura.

Este año ya tengo una lista nueva de escritores por conocer, como el chileno Pablo Simonetti, quien presentó su novela La soberbia juventud. Después de escucharlos leer sus poemas también me decidí por Luigi Amara y Joumana Haddad.

Una mención especial merece el brasileño Luiz Ruffato. Una amiga estaba tan emocionada por su presencia en Xalapa, que decidí ir a escucharlo para saber si era tan bueno como ella decía. Y sí lo fue.

Cuando un escritor te habla de esa manera tan cálida, sencilla, y evidentemente preocupada por lo que sucede con la sociedad, te atrapa. Además de escuchar su fascinante historia lectora, Luiz Ruffato expuso que la lectura es la manera más revolucionaria de tener conciencia.

Calificó a la literatura como el arte más transformador, y, lo que me dejó con una gran sonrisa fue encontrar nuestras coincidencias: ambos pensamos que las personas que leen son más felices, y que la educación está más allá del sistema escolar.

Si algo homologó a todos los que estuvimos pendientes del programa de actividades del Hay Festival fue: queremos multiplicarnos para asistir a todas las conversaciones. Eso le pasó a la escritora Ana García Bergua, quien escribió en su Facebook: “No había venido antes al Hay Festival, realmente es maravilloso, no sabe uno qué actividad elegir de tantas que se presentan y de altísimo nivel.

”Ayer fui a la presentación de la novela de Juan Bonilla sobre Maiakovsky, interesantísima; luego pude escuchar al periodista científico Alan Weissman y su conferencia sobre el futuro de la Tierra ante la sobrepoblación, el desastre ecológico, aterradora y a la vez esperanzadora, pues propone soluciones no tan difíciles ni lejanas.

”Y hoy escuché las dos conferencias de Salman Rushdie: una plática informal sobre su obra, su vida, y en la noche una conferencia magistral sobre el realismo mágico que forma parte de su obra y las raíces de donde esta tradición fantástica proviene en Oriente, entre ellas por supuesto "Las mil y una noches" que, nos explicó, viene de un libro indio (de la India), super interesante.

”Me hubiera gustado ver otras cosas, pero sólo desdoblándome en varias personas lo lograría (practicaré para más adelante, a ver si se puede), eso sin contar las actividades propias. De verdad el Hay es una experiencia muy intensa y el público de Xalapa es increíble, una maravilla.”

Después de leerla y coincidir con ella, confío en que somos más los que vemos en el Hay Festival una bocanada de letras nuevas, frente al pequeño grupo que se queja (y se quejará toda su vida) porque lo califica como un encuentro “elitista” y que no considera la participación de escritores locales. La endogamia aburre y no nos permite crecer como individuos y mucho menos como sociedad. Además, tampoco nos hace felices.

¿Qué hacer esta semana?

Leer los libros que nos trajo el Hay Festival.

Versión para impresión

Anteriores

Alma Espinosa

Es originaria del Distrito Federal y desde hace más de una década radica en Xalapa. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Estudió la especialidad en la Enseñanza de la lengua y la literatura en la Universidad Pedagógica Nacional Unidad Xalapa, donde actualmente es docente. Es egresada de la maestría en Literatura mexicana por la Universidad Veracruzana.

Actualmente cursa el diplomado para la Profesionalización de mediadores de lectura por la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco. Es mediadora del Programa Nacional Salas de Lectura del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Ha impartido talleres relacionados con el tema de la lectura y la escritura, y desde hace dos años es una de las mediadoras que dirige la sala de lectura Equinoccios.

Como periodista ha trabajado en el Instituto Mexicano de la Radio, el periódico U2000. Crónica de la educación superior, y el Departamento de Prensa de la Universidad Veracruzana. Fue gestora cultural en la USBI Xalapa. Actualmente colabora en el área de Comunicación Social del Instituto Veracruzano de la Cultura.