Gobernar con o por ideas equivocadas

  • Rafael Arias Hernández

Guste o no, la economía en el centro de la vida cotidiana

Toda decisión a favor o en contra, tiene consecuencias económicas individuales, familiares y hasta de grupo. Incluso, si se decide no decidir.

Con más razón y alcance, si quien lo hace ejerce una representación pública; y más aún,  si es responsable de  un cargo gubernamental.

Claro que,  durante corto o largo tiempo,  en una Sociedad se vive,  en múltiples formas, las  interacciones  y  dominios  de una o algunas de esas decisiones.

Sabiduría popular y  larga historia de experiencias humanas, coinciden y  aseguran  que: se comete el error, lo demás son consecuencias. Sobre todo cuando se gobierna mal con y por ideas equivocadas; o porque  así conviene a intereses personales contrarios al social.

Lo  que ahora quiero destacar no es sólo la noticia de a quién y por qué se otorgo el nobel de economía, sino de que formas algunas de sus aportaciones a la teoría y práctica económica, pueden aplicarse y hasta aprovecharse en espacios  como el de la economía mexicana y la veracruzana,  hoy  en serios problemas y oportunidades.

Bajo y lento crecimiento. ¿Estancamiento o recesión?

Llaman  la atención, preocupan y ocupan a muchos pueblos y sus gobiernos,  cuestiones relativas al poco o nulo crecimiento; las políticas públicas costosas e  inoperantes; la deuda pública e inseguridad crecientes; y los repetidos objetivos establecidos y  deseados, pero no alcanzados.

Temas y acciones gubernamentales que permanentemente se tienen que colocar,  frente a una rigurosa y objetiva evaluación,  basada en hechos, en  resultados obtenidos, y no en repetidas declaraciones y buenos deseos.

Hechos y resultados que comprueban  pocos o nulos logros y avances,  caras insuficiencias,  crecientes rezagos y pendientes; así como riesgos de inestabilidad y violencia que, ineficiencia y delincuencia gubernamental,  causan y promueven.

Esto y más hacen que la Economía, sea  tema prioritario.

Interminables discusiones sobre crecimiento económico; renovados esfuerzos por salir de  crisis, recesión, desaceleración o estancamiento; y en general, una intensa actividad y debate público sobre presupuestos, déficit, deuda pública, inversión y gasto gubernamental, caracterizan la situación actual.

Sobresalen  también  innumerables muestras de inconformidad y movilización social contra austeridad, recortes, limitaciones y extensión de sacrificios sociales,  ocupan y preocupan  a  regulares, malos y peores gobiernos proclives a más endeudamiento y  austeridad, inseguridad e inestabilidad.

En este contexto, llama la atención que el Nobel de Economía2014, se entrega  a un ciudadano  de Francia, que junto con la mayor parte de  Europa,  padece  efectos de  falta de previsión  e  inapropiada toma de decisiones de política económica.  Hasta hoy, los esfuerzos continúan por salir  de limitaciones y sacrificios,  y no se ve hasta cuándo.

El Nobel se  otorga por sus estudios y aportaciones, al profesor e investigador francés Jean Tirole, destacándose sus análisis sobre “la potencia del mercado y de la regulación”.

Gobiernos  eficientes  y honestos

Interesante forma, de plantear el tema central de Estado y Mercado,  competencia y regulación,  libertad y obligación. De ciudadanía, sociedad, empresa privada y gobierno.

“La mejor regulación o política en materia de competencia debe ser cuidadosamente adaptada a las condiciones específicas de cada sector. Jean Tirole ha presentado un marco general para concebir esas políticas y las ha aplicado a diversos sectores, que van desde las telecomunicaciones a la banca”, destaca la academia sueca de ciencias…“Se trata de aportar a las empresas medios de análisis en el mundo de Internet y de aportar a los reguladores los medios para entender esos nuevos sectores. Por ejemplo, cómo regular la electricidad o los ferrocarriles… O cómo regular sectores tan dinámicos, como Google con sus motores de búsqueda… o Microsoft… la publicidad en esas empresas que puede afectar al derecho de la competencia...”  (ElPais.131014)  

Singular enfoque propositivo por actualizar y fortalecer  operación de los mercados y acciones de los Estados. Con gobiernos decentes.

Enfoque que sobresale, ante la urgencia  de contar con estructuras gubernamentales confiables y eficientes, sin ineptos y mediocres, corruptos  y delincuentes.

Calidad y efectividad de los gobiernos determinan  su capacidad de  regulación.

El citado Nobel  asegura que “sin un regulador fuerte, no hay liberación eficaz”.

Hay otros aspectos sobre la necesaria regulación que vale la pena analizar, comentar y debatir como  la creación de un organismo internacional independiente, a partir de la aceptación de una cierta pérdida de soberanía de los países participantes y su estrecha coordinación; e incluso, el polémico tema, de  regular las agencias de calificación.

“Los reguladores deben ser independientes para crear condiciones justas de competencia. No pueden desequilibrar la balanza a favor de unos u otros. El Estado puede jugar ese papel de árbitro, debe definir las reglas de juego, pero una economía de mercado también tiene que funcionar sobre un Estado fuerte”. (ElPaís.191014)

Además ha expuesto, que existe “un clima totalmente deteriorado”, con un desempleo juvenil alto: “Francia necesita modernizarse para dar más oportunidades a los jóvenes”.

Necesita muchas reformas. “No se puede sacrificar así a los jóvenes. No se puede mantener un gasto público tan elevado. Supone demasiadas cargas para el Estado, para los empresarios... Sale muy caro. Y resulta muy difícil ganar competitividad en estas circunstancias.”

Así, también destacan sus reflexiones sobre las oportunas y necesarias reformas y su puesta en práctica, como una vía más eficaz de enfrentar y salir de las  crisis.

“Algunos países, como los del sur, necesitan reformas que les den credibilidad. Del mercado de trabajo, de pensiones, de organización del Estado... Alemania las hizo, los escandinavos también. Como Canadá o Australia. En el sur de Europa hicieron poco. Se han hecho en Grecia o en España, pero ya con el cuchillo en el cuello. Y eso ha tenido costes. En Alemania no esperaron al último momento. Las hicieron en 2002 y 2003…Si no se acometen los cambios, la única solución es la austeridad”

En México y Veracruz urgen. No se gobierna bien con o por ideas equivocadas.

Ni con simulación, ineficiencia y  delincuencia gubernamental. Los problemas crecen y se complican con  impunidad y  más de lo mismo. Se pierden valiosas oportunidades.

*AcademicoIIESES.UV @RafaelAriasH

Versión para impresión

Anteriores

Rafael Arias Hernández

Actualmente es Investigador del IIESES y maestro de la Facultad de Economía de la UV.

Cuenta con  Licenciatura en Economía, por la Universidad Veracruzana. Obtuvo mención honorífica Cum Laude.  Maestría en Economía con especialización en Desarrollo Regional y sub especialización en Historia del Pensamiento Económico. Salt Lake City, Utah. USA. Diplomado por la U.V. en “Habilidades del Pensamiento”.  Alta Dirección AD2 Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas. (IPADE). Becario en los programas Lincon-Juárez y LASPAU.  Asesor académico y maestro de Enseñanza Media, Esc. De Bachilleres Noc. “Art. 3º Constitucional”, Xalapa, Ver. Maestro en la Facultad de Economía, y de la Maestría en Desarrollo Regional. Historia Económica, Desarrollo Económico, Desarrollo Regional, Taller de Investigación, Metodología, Habilidades del Pensamiento y otras cátedras. Maestro en “Técnicas de Debate” de la maestría en Acción Política y Administración Pública, de la Universidad Anáhuac. Xalapa, Ver.

Director General Técnico y Secretario General de la Universidad Veracruzana.

En el Gobierno Federal, fue Delegado Estatal de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial en Veracruz, y Director de Desarrollo Regional en SPP. En el Gobierno del Estado de Veracruz ha sido Asesor Económico, Jefe de Prensa y Comunicación Social, Director General del Instituto Veracruzano de Cultura, Director General de Industria, Comercio y Estadística, Coordinador de Participación Ciudadana, Coordinador Ejecutivo del Comité de Planeación para el Desarrollo (COPLADEVER). SEFIPLAN, (2010)

Miembro de diversas Asociaciones Civiles y ciudadanas, como el Colegio de Urbanistas y Planificadores, el Colegio de Economistas; la Fundación Cambio XXI A. C.; y de la Fundación Colosio A.C. Colaborador de diversas revistas y publicaciones académicas. Articulista de diversos periódicos, y de otros medios de comunicaciones nacionales, estatales y municipales.