Juegos y Duelo. Visitantes y Anfitriones

  • Rafael Arias Hernández

Visitante. Tú, ustedes, los otros son como nosotros. Lo sabemos y entendemos.

Vienen de países que padecen  condiciones y situaciones similares. Nuestros pueblos, por generaciones han padecido  desigualdad, marginación, prepotencia gubernamental, pobreza, inestabilidad,  hambre, inseguridad y proliferación de ineficiencia y delincuencia dentro y fuera de los gobiernos.

Nos unen historias parecidas, algunas similares: pero sobre todo y  a pesar de todos los obscuros e injustos intereses predominantes o en conflicto, nos une el indiscutible deseo de vivir, mejorar y trascender de nuestra gente; y, desde luego, el ancestral reclamo de justicia y bienestar, y de estabilidad y progreso.

Están aquí,  en atención a la invitación, a la oficial convocatoria para la realización de una justa deportiva y sus competencias.

Pero sobre todo, bien sabemos que está aquí porque confían en nosotros, en el pueblo hecho sociedad organizada que sabe distinguir personajes y circunstancias, que no confunde oportunidades y momentos.

El luto y las protestas

Es importante que sepan que no estamos de fiesta. Estamos de luto. Entre  los nuestros, faltan 43 y también, no olvidamos ni menospreciamos, a los miles de ejecutados y desaparecidos, que los responsables de las instituciones y gobiernos, teniendo la  obligación de proteger y dar seguridades a sus vidas, integridad física y patrimonio, en gran parte no sólo no lo han hecho, sino se han prestado, permitido y hasta participado en su desaparición.

Por desgracia, se confirma en buena parte, que hay encubridores, cómplices y delincuentes en los gobiernos.

Nuestra alma mater, la Universidad Veracruzana, entre las muestras de apoyo a afectados y familiares, ha decidido hacer público el comunicado de los Consejeros Alumnos, que entre otros puntos hace: “Una invitación a la comunidad universitaria y a la sociedad a portar un brazalete de listón negro en el brazo izquierdo a partir de ahora y durante el desarrollo de los Juegos Centroamericanos y del Caribe como una manera de mantener nuestra solidaridad con las familias de los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa”.

No son, ni serán sorpresivos  los listones negros y otras muestras de solidaridad, en  calles y eventos.

En este singular concierto de naciones de Centroamérica y el Caribe, en torno a una breve justa deportiva, unas sobresalen más que otras; esto es, hasta cierto punto normal, ya que disciplina, esfuerzo, condición física y  estrategia definirán quienes alcanzarán los primeros lugares en los deportes seleccionados, aunque dicen los enterados, que   competir ya es un honor.

Pero también destacan unos países de otros en diversos aspectos de su vida cotidiana, en sus objetivos, logros y avances.

De sobra es conocido que México hace un esfuerzo de consenso democrático,  en algunas aéreas como la económica, que intenta reformar  y actualizar, ponderando opiniones a favor y en contra; desafortunadamente, en algunas otras como la de seguridad y combate a la corrupción y delincuencia, a pesar del trabajo realizado,  persisten los problemas, se prevé un largo y complicado esfuerzo,  y no se ve fácil ni rápido encontrar las mejores soluciones.

Porque ya están aquí y ahora es nuestra responsabilidad atenderlos bien, por encima de nuestras complicaciones y problemas. Es importante que lo sepan.

Todo esto tómenlo, como un rápido y escueto antecedente para señalar parte del contexto actual en que vivimos.

Sobre todo, permítanme decir, a los  visitantes que llegan a Veracruz, que  encontrarán  una sociedad viva, inquieta y activa. A una población que en medio de ese indiscutible y enorme  esfuerzo cotidiano, sabe distinguir y apreciar la oportunidad de tenerlos entre nosotros.

Así que no se extrañen que a nivel nacional y local, con nuestras virtudes y defectos,  sigamos atendiendo  múltiples necesidades sociales; así como,  viejos y nuevos problemas y conflictos, muy nuestros.

Los atendemos y resolvemos,  desde diversos puntos de vista y en ejercicio de derechos y libertades. Somos, hay que repetirlo, una sociedad viva y actuante.

Pero también, deben estar ciertos que para las y los veracruzanos comunes y corrientes, es un gusto saber que nos visitan, y que haremos el mejor de los esfuerzos para que su estancia sea agradable y estrechar los lazos de amistad de nuestros pueblos.

Bienvenidos

¿Cómo recibirlos? Qué hacer, con quienes nos visitan?

Importante insistir y expresarlo de diferentes formas.

En los próximos 15 días cuando menos 5 regiones de Veracruz, recibirán a miles de deportistas, personal de apoyo y admiradores.

Por unas semanas su presencia será notoria no sólo por su  número, sino también por sus nacionalidades, identidad y cultura propia. Seremos centro de atención internacional.

Justo reconocer el esfuerzo que hacen los de allá, los que vienen de lejos; y también, el que realizan las y los veracruzanos,  en estos lares.

Bien se sabe, que quienes nos visitan, vienen allende las fronteras para compartir ideales y acontecimientos, seguros  y  confiados de que en Veracruz se  les recibirá con singular hospitalidad y alegría. Por ellos y por nosotros que los esfuerzos y sacrificios valgan la pena. Las competencias confirmaran los esfuerzos de deportistas y delegaciones.

Quedan pendientes, discusiones y evaluaciones  de todo lo relacionado con la realización de estos Juegos deportivos. Para Veracruz y el país ya son, de hecho,  otro tipo de competencias de transparencia, eficiencia  y rendición de cuentas. Se sabe que en unos cuantos días de espectáculos deportivos, no se resolverán los grandes y graves problemas y carencias. ¿Cuánto se gasto? ¿Objetivos y metas, frente a resultados y logros? ¿Valió la pena?

Esto y más, en su momento debe abordarse, oportunidad para mejorar obligada y abierta; por lo pronto debe saberse que las y los veracruzanos, pagan y pagarán  juegos deportivos y consecuencias.

En fin. Antes que todo, a buenos visitantes, mejores anfitriones.

En el nombre de la mujer y el hombre que habitan estas tierras, bienvenido seas. A ti y a todos nuestros hermanos, les tendemos las manos, que bueno que están con nosotros.

*Académico.IIESES-UV.@RafaelAriasH

 

Versión para impresión

Anteriores

Rafael Arias Hernández

Actualmente es Investigador del IIESES y maestro de la Facultad de Economía de la UV.

Cuenta con  Licenciatura en Economía, por la Universidad Veracruzana. Obtuvo mención honorífica Cum Laude.  Maestría en Economía con especialización en Desarrollo Regional y sub especialización en Historia del Pensamiento Económico. Salt Lake City, Utah. USA. Diplomado por la U.V. en “Habilidades del Pensamiento”.  Alta Dirección AD2 Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas. (IPADE). Becario en los programas Lincon-Juárez y LASPAU.  Asesor académico y maestro de Enseñanza Media, Esc. De Bachilleres Noc. “Art. 3º Constitucional”, Xalapa, Ver. Maestro en la Facultad de Economía, y de la Maestría en Desarrollo Regional. Historia Económica, Desarrollo Económico, Desarrollo Regional, Taller de Investigación, Metodología, Habilidades del Pensamiento y otras cátedras. Maestro en “Técnicas de Debate” de la maestría en Acción Política y Administración Pública, de la Universidad Anáhuac. Xalapa, Ver.

Director General Técnico y Secretario General de la Universidad Veracruzana.

En el Gobierno Federal, fue Delegado Estatal de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial en Veracruz, y Director de Desarrollo Regional en SPP. En el Gobierno del Estado de Veracruz ha sido Asesor Económico, Jefe de Prensa y Comunicación Social, Director General del Instituto Veracruzano de Cultura, Director General de Industria, Comercio y Estadística, Coordinador de Participación Ciudadana, Coordinador Ejecutivo del Comité de Planeación para el Desarrollo (COPLADEVER). SEFIPLAN, (2010)

Miembro de diversas Asociaciones Civiles y ciudadanas, como el Colegio de Urbanistas y Planificadores, el Colegio de Economistas; la Fundación Cambio XXI A. C.; y de la Fundación Colosio A.C. Colaborador de diversas revistas y publicaciones académicas. Articulista de diversos periódicos, y de otros medios de comunicaciones nacionales, estatales y municipales.