Octavio Paz regresa a las librerías

  • Alma Espinosa

Numerosos son los textos que nos legó Octavio Paz. Todos clásicos. Pero ¿qué hay para las nuevas generaciones de lectores que se dejan llevar por ediciones más atractivas? Si bien es cierto que Paz se vende solo, sí era necesario darle una ayudadita para traerlo de vuelta a la memoria colectiva actual.

Este que fue el año de homenajes al Premio Nobel de Literatura, el Fondo de Cultura Económica editó y reeditó: “Las palabras y los días. Una antología introductoria”; “También soy escritura. Octavio Paz cuenta de sí”; “Al calor de la amistad. Correspondencia 1950-1984”; “Japón en Octavio Paz”; “Una patria sin pasaporte. Octavio Paz y Francia”; “Encuentro: Octavio Paz y Julio Scherer”, y “Arenas movedizas”.

Llama la atención este último título “Arenas movedizas” que fue bellamente ilustrado por Gabriel Pacheco. Está integrado por una decena de cuentos escritos en prosa poética, en los que predominan los temas de las relaciones humanas, erotismo, tiempo y muerte.

Una edición de este tipo es atractiva no solo entre el público juvenil, también lo es para el adulto que irremediablemente comparará la experiencia de leer solo a Octavio Paz en ediciones anteriores con la actual, que abre la posibilidad de tener a dos creadores en dos lenguajes distintos que se acompañan.

La editorial SM no se quedó atrás y en este 2014 publicó “Octavio Paz: Cuenta y canta la higuera”, que pertenece a la colección Así ocurrió / Instantáneas de la historia. Con ilustraciones de Ángel Campos, el escritor Alberto Ruiz Sánchez toma como hilo narrativo la higuera. El mismo árbol con el que creció y del que nos ha hablado Paz desde sus primeros poemas.

Ruy Sánchez convierte la higuera de Paz en un personaje que atestigua todo el proceso creativo del poeta, cómo elige la escritura hasta cuando muere en una casa con un gran jardín en el barrio de Coyoacán, “al lado del viento de su amada, cuando casi acababa de cumplir 84 años. Y las hojas de sus ideas y sus poemas no dejan de agitarse, de hablar. ¿Las escuchas?”

La higuera es también una especie de biógrafo o testigo de la vida de Paz, aun en los años en que estuvo fuera de México. Más allá de intentar repetir la fórmula de idolatría por un escritor clásico, Ruy Sánchez pone atención en los detalles, en las dudas, en los miedos, en las decisiones que formaron al hombre que conocimos y que aún conservamos a través de sus letras y de su gestión cultural.

No importa que una editorial haya decretado un año para hablar de Octavio Paz. Siempre estará ahí. Sin embargo, es un buen pretexto que ¡vaya que funcionó! para regresar a las estanterías el nombre de un escritor que, aunque pareciera estar “olvidado”, siempre nos dirá la verdad dolorosa sobre nuestra realidad.

¿Qué hacer en la semana?

En horario de 10:00 a 19:00 horas, la Galería de Arte Contemporáneo, el Ágora de la Ciudad y la Pinacoteca Diego Rivera, y de 10:00 a 18:00 horas el Jardín de las Esculturas, todos recintos del Instituto Veracruzano de la Cultura en Xalapa, estarán abiertos (excepto el 25 de diciembre) para que los vacacionistas conozcan las exposiciones de artistas de gran renombre.

En Galería de Arte permanece la exposición “6ª Bienal de Cerámica Utilitaria”; en Ágora la pintura de Hubert Moreno los espera con la muestra “Tiempos modernos”; en la Pinacoteca Diego Rivera continúa la exposición “Mi diario circular” de Jorge Robelo. En el Jardín de las Esculturas se encuentran dos exposiciones fotográficas: “El ave secular” de Mauricio Zavala y “La línea” de Francisco Mata. Todas las entradas son gratuitas.

Versión para impresión

Anteriores

Alma Espinosa

Es originaria del Distrito Federal y desde hace más de una década radica en Xalapa. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Estudió la especialidad en la Enseñanza de la lengua y la literatura en la Universidad Pedagógica Nacional Unidad Xalapa, donde actualmente es docente. Es egresada de la maestría en Literatura mexicana por la Universidad Veracruzana.

Actualmente cursa el diplomado para la Profesionalización de mediadores de lectura por la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco. Es mediadora del Programa Nacional Salas de Lectura del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Ha impartido talleres relacionados con el tema de la lectura y la escritura, y desde hace dos años es una de las mediadoras que dirige la sala de lectura Equinoccios.

Como periodista ha trabajado en el Instituto Mexicano de la Radio, el periódico U2000. Crónica de la educación superior, y el Departamento de Prensa de la Universidad Veracruzana. Fue gestora cultural en la USBI Xalapa. Actualmente colabora en el área de Comunicación Social del Instituto Veracruzano de la Cultura.