Sucesión, ¿centralismo o feudoralismo?

  • Rafael Arias Hernández

Faltan 637 días. 90 semanas. 21 meses.

Dónde y quienes tomarán,  las decisiones que reducirán el  número de aspirantes y suspirantes,  a unos cuantos candidatos o candidatas al gobierno de Veracruz. ¿Allá o acá? ¿En el DF y concretamente en los pinos, o en la aldea?

¿Qué interacción dominará?

Ubicar la fuente determinante de estas importantes decisiones,  ayuda a  describir  y comprender políticos,  intereses en juego, etapas del proceso  y consecuencias de la sucesión. 

Eso, sin dejar de señalar e insistir que lo importante es que piensan y deciden las y los veracruzanos que tendrán que soportar y padecer,  tanto decisiones equivocadas como malos o peores responsables de gobernar;  al decidir asegurar o perder, la consecución de logros y avances que permitan atender múltiples necesidades, inconformidades y reclamos de la población que es, a fin de cuentas, parte de lo prioritario.

Nadar de a  muertito

La cuestión entonces, es considerar y prever cómo  participar en el transformado  escenario  de la SUCESION EN VERACRUZ.

Esto es, hay que tener presentes condiciones y  consecuencias  del retorno del PRI  al poder presidencial. Con virtudes y defectos en cada caso,  una cosa es el PAN en “los pinos” y otra el  PRI. Hay y habrá centralismo.

Y sólo para dejar apuntado brevemente, también hay que señalar que desde otra perspectiva, lo que padecemos  y  padeceremos  los mexicanos,  todavía por mucho tiempo, serán más episodios de la lucha de dos conocidos males de la política en nuestro país: el centralismo y el feudoralismo.

Así, no extraña que un ex gobernador, ahora al frente del gobierno federal recurra a un sinnúmero de medidas y acciones centralistas, que afectan el débil y exiguo, pero  todavía añorado federalismo en México.

Y también, no deben  extrañar manifestaciones de reconocimiento y apoyo a las medidas presidenciales, centralistas o no,  cuando en la vida cotidiana aparecen y se repiten las innumerables muestras de incapacidad, abuso, ineficiencia, delincuencia e impunidad que han caracterizado y caracterizan al ámbito de los gobiernos estatales  y municipales.

Excepciones  aparte, que aunque usted no lo crea  las hay, por el sinnúmero de pruebas en todo el país, se puede asegurar que Estados y Municipios padecen malos y peores gobiernos que han caracterizado al FEUDORALISMO o abuso de poder en el ámbito local, como una de sus expresiones  más conocida y padecida.

Incuestionablemente, muchas  acciones centralistas encaminadas a combatirlo y erradicarlo, han encontrado de sobra justificaciones, razones, sustento o simples pretextos para hacerlo.

Innumerables y lamentables historias de gobernadores, presidentes municipales y funcionarios locales  han sido,  son acusados y señalados por la bien ganada pública de ineptos y corruptos, ineficientes y delincuentes.

Los menos sometidos a procesos judiciales; los menos de los menos, castigados; y la mayoría protegidos, hasta hoy, por la impunidad. Hasta que otra justicia,  con frecuencia la norteamericana, en escandalosos casos, los encuera,  exhibe y hasta persigue. 

Por lo pronto, entre muchas de las señales de la presencia de un renovado centralismo, que desde luego hay que detener y controlar,  habría que poner atención en lo dicho y hecho recientemente, con relación a inseguridad, violencia y delincuencia que  viven y enfrentan los mexicanos.

Nadar entre muertitos

Lamentable no identificar y  reconocer, lo poco o mucho, que intenta hacerse bien. Peor que trascienda ausencia de gobernadores, por conveniencia, descuido o comodidad, en temas urgentes y prioritarios, como los miles de muertos.

Foto, declaración y boletín intrascendentes y simuladores, más cuando  simplemente no contribuyen a un esfuerzo que, desde sus orígenes, exige  participación y  coordinación efectivas de todos.

No lo mando a decir. En reciente reunión  nacional de Gobernadores,  el Presidente Peña Nieto  expreso, entre otras cosas:

“… es fundamental que todos los órdenes de gobierno trabajemos de forma conjunta y que jalemos parejo…No cabe hacer excepciones, no cabe ‘nadar de muertito’, evadir la responsabilidad…Privilegiando el diálogo, el acercamiento con quienes disienten, con quienes tienen diferencias y demandas que enarbolar, pero, lo más importante, es que nadie quede exceptuado de la aplicación de la ley. No caben acuerdos ni caben negociaciones que sean para exceptuarse o substraerse de la aplicación de la ley”

Evitar nadar de a muertito y entre muertitos. Imprescindible y urgente, gobernar al gobierno.

 *Academico.IIESES-UV@RafaelAriasH

 Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasHdez.

Versión para impresión

Anteriores

Rafael Arias Hernández

Actualmente es Investigador del IIESES y maestro de la Facultad de Economía de la UV.

Cuenta con  Licenciatura en Economía, por la Universidad Veracruzana. Obtuvo mención honorífica Cum Laude.  Maestría en Economía con especialización en Desarrollo Regional y sub especialización en Historia del Pensamiento Económico. Salt Lake City, Utah. USA. Diplomado por la U.V. en “Habilidades del Pensamiento”.  Alta Dirección AD2 Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas. (IPADE). Becario en los programas Lincon-Juárez y LASPAU.  Asesor académico y maestro de Enseñanza Media, Esc. De Bachilleres Noc. “Art. 3º Constitucional”, Xalapa, Ver. Maestro en la Facultad de Economía, y de la Maestría en Desarrollo Regional. Historia Económica, Desarrollo Económico, Desarrollo Regional, Taller de Investigación, Metodología, Habilidades del Pensamiento y otras cátedras. Maestro en “Técnicas de Debate” de la maestría en Acción Política y Administración Pública, de la Universidad Anáhuac. Xalapa, Ver.

Director General Técnico y Secretario General de la Universidad Veracruzana.

En el Gobierno Federal, fue Delegado Estatal de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial en Veracruz, y Director de Desarrollo Regional en SPP. En el Gobierno del Estado de Veracruz ha sido Asesor Económico, Jefe de Prensa y Comunicación Social, Director General del Instituto Veracruzano de Cultura, Director General de Industria, Comercio y Estadística, Coordinador de Participación Ciudadana, Coordinador Ejecutivo del Comité de Planeación para el Desarrollo (COPLADEVER). SEFIPLAN, (2010)

Miembro de diversas Asociaciones Civiles y ciudadanas, como el Colegio de Urbanistas y Planificadores, el Colegio de Economistas; la Fundación Cambio XXI A. C.; y de la Fundación Colosio A.C. Colaborador de diversas revistas y publicaciones académicas. Articulista de diversos periódicos, y de otros medios de comunicaciones nacionales, estatales y municipales.