Sucesión, ¿recortada y endeudada?

  • Rafael Arias Hernández

Faltan 630 días. 89 semanas. 21 meses.  

Aquí, lo prometido es deuda, decían y confirmaron  presuntuosos aspirantes y suspirantes, electos o nombrados pero pronto convertidos por el forzoso paso del tiempo en expirantes,  que la Historia juzgará; o mejor dicho, que inevitablemente calificarán,  las y los que soportan,  aguantan y tendrán que pagar. Más los que todavía no nacen pero ya están endeudados y, desde luego, también tendrán  derecho a juzgar y condenar.

Lo que sea de cada quien cumplieron, aunque prometieron más, mucho más de lo que hicieron que fue muy poco, ni obra pública ni inversión productiva significativas. En este aspecto, hay que reconocerles, lo endeudado es muy superior a lo prometido.

Pero además, la bursatilización si es deuda, por más que intentaron confundir y convencer sus promotores, administradores y, en muchas formas, beneficiarios. Ahí va, el calvario de los ineludibles pagos.

Ahí están, los numerosos municipios que pueden constatarlo y otros que han sido injustamente sobre endeudados, en los  últimos años.

DAR EL BENEFICIO DE LA…DEUDA

La cuestionada forma de administración financiera en estados y municipios, hoy es y será por muchos años, tema obligado, asunto público, condicionante gubernamental, cruz del viacrucis  cotidiano de millones y millones de veracruzanos, que seguirán en espera y reclamo, de  los indispensables servicios públicos en cantidad, calidad y disponibilidad.

Pero más allá de las considerables cantidades que han escandalizado hasta al gobierno federal, que no canta mal las rancheras y ya llevo al país a casi el 40% del PIB, el equivalente de deuda pública, en sólo dos años.

Hasta a funcionarios y legisladores federales, ha alarmado el monto, ritmo y repercusiones del endeudamiento de los gobiernos estatales y municipales, estableciendo límites y procedimientos para controlarlos y evitar el abuso de este conocido instrumento financiero que, en manos de irresponsables y saqueadores, se convierte en una verdadera amenaza a paz, estabilidad y desarrollo.

ARRIBA Y ARRIBA IRE…

El caso es que LA SUCESION EN VERACRUZ tendrá a las finanzas públicas como punto central de referencia e influencia;  y más cuando ya se ha anunciado por el gobierno de la República, que los recortes presupuestales se extenderán y, por lo pronto, en 2016, habrá una mayor reducción.

“Proyecta Hacienda otro gran recorte al gasto público para 2016…El escenario económico mexicano enfrenta, además una importante depreciación de su divisa...” (LaJornada.140315).

Por lo tanto, para Estado y Municipios, es insostenible seguir en la inaceptable posición de “aquí no pasa nada”, “vamos bien, y viene lo mejor, con finanzas sanas”.

Sobre todo cuando,  tanto los tipos y tamaño del endeudamiento público, como la cuestionada y dañina forma de administración financiera, se hacen evidentes y afectan innumerables aspectos institucionales y sociales.

Y para colmo, las limitadas revisiones y observaciones realizadas por la Auditoria Superior de la Federación, ponen en evidencia a  caras e inútiles Contralorías y al Órgano de Simulación Superior, que no ven, oyen ni encuentran nada, excepto algunos pequeños casos para  entretenimiento y  distracción.

Y también, se prueba y comprueba que en muchos casos, se evidencía, una vez más, que el sistema administrativo conocido como la “licuadora” y uno de sus engendros “el sistema de paguitos”, incrementan ineficiencia, corrupción y delincuencia a límites que, tarde o temprano,  se convierten en reclamo y conflicto social; y que en no pocos casos, la impunidad todavía impida que se proceda contra presuntos responsables, prófugos potenciales y beneficiarios de  impunidad.

El caso es que si se sigue administrando igual, ante recortes presupuestales anunciados y crecientes, aumentar la deuda pública se convierte en una injusta e insostenible solución, a la cual  recurren los de siempre.

Y, desde luego, no hay que olvidar que ya están vigentes otras normas y leyes para control y evaluación de un presupuesto gubernamental, que requiere de más y mejor transparencia, rendición de cuentas y una verdadera evaluación, ajena a la simulación y la corrupción en muchos casos imperantes.

Temas de los que candidatos y partidos, ciudadanos y sociedad, medios y comunicadores, hablarán más ampliamente.

¿Túnel sumergido y finanzas públicas inundadas?

¿Qué se va a hacer frente a los recortes en marcha y los anunciados?

¿Vamos y estamos, ante una sucesión complicada, recortada y endeudada?

*Academico.IIESES-UV@RafaelAriasH

Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasHdez.

Versión para impresión

Anteriores

Rafael Arias Hernández

Actualmente es Investigador del IIESES y maestro de la Facultad de Economía de la UV.

Cuenta con  Licenciatura en Economía, por la Universidad Veracruzana. Obtuvo mención honorífica Cum Laude.  Maestría en Economía con especialización en Desarrollo Regional y sub especialización en Historia del Pensamiento Económico. Salt Lake City, Utah. USA. Diplomado por la U.V. en “Habilidades del Pensamiento”.  Alta Dirección AD2 Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas. (IPADE). Becario en los programas Lincon-Juárez y LASPAU.  Asesor académico y maestro de Enseñanza Media, Esc. De Bachilleres Noc. “Art. 3º Constitucional”, Xalapa, Ver. Maestro en la Facultad de Economía, y de la Maestría en Desarrollo Regional. Historia Económica, Desarrollo Económico, Desarrollo Regional, Taller de Investigación, Metodología, Habilidades del Pensamiento y otras cátedras. Maestro en “Técnicas de Debate” de la maestría en Acción Política y Administración Pública, de la Universidad Anáhuac. Xalapa, Ver.

Director General Técnico y Secretario General de la Universidad Veracruzana.

En el Gobierno Federal, fue Delegado Estatal de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial en Veracruz, y Director de Desarrollo Regional en SPP. En el Gobierno del Estado de Veracruz ha sido Asesor Económico, Jefe de Prensa y Comunicación Social, Director General del Instituto Veracruzano de Cultura, Director General de Industria, Comercio y Estadística, Coordinador de Participación Ciudadana, Coordinador Ejecutivo del Comité de Planeación para el Desarrollo (COPLADEVER). SEFIPLAN, (2010)

Miembro de diversas Asociaciones Civiles y ciudadanas, como el Colegio de Urbanistas y Planificadores, el Colegio de Economistas; la Fundación Cambio XXI A. C.; y de la Fundación Colosio A.C. Colaborador de diversas revistas y publicaciones académicas. Articulista de diversos periódicos, y de otros medios de comunicaciones nacionales, estatales y municipales.