Los libros que levantan el puño

  • Alma Espinosa

La semana pasada se callaron dos voces que se caracterizaron por levantar el puño con sus palabras escritas. Su férrea defensa por la libertad y la justicia definieron sus obras que, más allá de merecerles reconocimientos en todo el mundo, les otorgaron lectores convencidos de querer hacer algo para cambiar el mundo.

El uruguayo Eduardo Galeano y el alemán Günter Grass denunciaron lo que consideraron una injusticia y evidenciaron que el ser humano se destruye solo y es él mismo quien tiene que abrir los ojos y cambiar.

A pesar de que pasaron muchos años desde que comenzaron sus denuncias escritas, pareciera que no ha pasado nada, no han tenido el efecto que ellos deseaban. En un texto publicado por la agencia argentina “Página|12”, se recuerda cómo Galeano lamentaba que su libro “Las venas abiertas de América Latina” siguiera vigente después de más de 30 años de haber sido publicado, eso quería decir que en todo ese tiempo el mundo seguía siendo el mismo.

Aún después de varios días de su muerte, las redes sociales estaban llenas de frases de ambos escritores, principalmente de Galeano. Es preciso detenerse un momento a pensar en las palabras escritas y lo que acompañaban a esas frases. En realidad, ¿somos capaces de sentir esas palabras, de apropiarnos de ellas y ser consecuentes?

Las ideologías de Galeano y Grass no se extinguen con su muerte, somos sus lectores los que quedamos para revivirlas. Ambos nos han mostrado su visión y depende de nosotros lo que hagamos con ella y cómo la incorporemos –congruentemente–  a nuestras vidas.

Otra de las voces que recordamos en estos días es la de Gabriel García Márquez, quien apenas nos dejó sentir “un año de soledad”. En sus obras, el colombiano también evidenció la situación latinoamericana, aunque no de la manera tan contundente como el uruguayo Eduardo Galeano.

Las tres pérdidas, dos de ellas más recientes, nos deja en la mente la pregunta: ¿nos estamos quedando huérfanos de autores con una ideología? Tal pareciera que así es. Aún son relativamente pocos los escritores nacidos a mediados del siglo XX que han logrado ir más allá de la ficción, convertirse en una voz creíble de denuncia y con lectores dispuestos a seguirlos. ¿Usted conoce y prefiere alguno?

¿Qué hacer en la semana?

Con la finalidad de involucrar a la población infantil en actividades artísticas que contribuyan a la formación de adultos sensibles, reflexivos e interesados en el bienestar común, el Instituto Veracruzano de la Cultura invita a las actividades gratuitas del 5º Festival Niñas y Niños por la Naturaleza y el Arte, que este año tiene como tema principal la inclusión.

Las actividades están pensadas en horario matutino para que asistan grupos escolares y en vespertino para que los pequeños vayan acompañados de sus padres. Hay talleres, presentaciones editoriales, danza, teatro, espectáculo de clown, promoción de la lectura y siembra de árboles. El programa completo está en: http://bit.ly/1yp5cSM Para más información y reservación de lugares para escuelas llame al (228) 8137753.

Versión para impresión

Anteriores

Alma Espinosa

Es originaria del Distrito Federal y desde hace más de una década radica en Xalapa. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Estudió la especialidad en la Enseñanza de la lengua y la literatura en la Universidad Pedagógica Nacional Unidad Xalapa, donde actualmente es docente. Es egresada de la maestría en Literatura mexicana por la Universidad Veracruzana.

Actualmente cursa el diplomado para la Profesionalización de mediadores de lectura por la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco. Es mediadora del Programa Nacional Salas de Lectura del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Ha impartido talleres relacionados con el tema de la lectura y la escritura, y desde hace dos años es una de las mediadoras que dirige la sala de lectura Equinoccios.

Como periodista ha trabajado en el Instituto Mexicano de la Radio, el periódico U2000. Crónica de la educación superior, y el Departamento de Prensa de la Universidad Veracruzana. Fue gestora cultural en la USBI Xalapa. Actualmente colabora en el área de Comunicación Social del Instituto Veracruzano de la Cultura.