Mensaje de error

Notice: Undefined offset: 0 en eval() (línea 2 de /var/www/html/Veracruz/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_argument_default_php.inc(53) : eval()'d code).

Un grito atrasado...

¡¡Qué Viva México!! Gritamos recientemente, de hecho aún estamos en el mes patrio, y sí,  que viva pero para que ello ocurra deberían de morir políticamente varios personajes de nuestro entorno.

Últimamente circula por ahí una petición de firmas para que la actriz Carmen Salinas deje de ser diputada federal. La verdad se me hace un exceso.

Considero que la solicitud debería ser firmada por casi todos los ciudadanos pero para sacar de sus curules a los diputados que han vivido del poder legislativo durante 10 o más años.

Deberíamos de sacar a los vividores que sólo llegan al cargo para hacer negocios, conseguir obras, lograr ser proveedores de algunas dependencias, lucrar con las influencias, "bajar" recursos para sus empresas o de sus familiares, hacer relaciones suficientes para negocios posteriores o lograr más espacios en sus partidos políticos.

Deberíamos de firmar para sacar del Poder Legislativo a todos aquellos políticos que han convertido su mandato en un coto de poder que, incluso, ya heredaron a sus hijos como si ser diputados fuera una empresa, un negocio de familia.

En el caso de Veracruz, dígame usted de qué nos sirven los políticos que endeudan y empeñan el dinero del estado y les importa muy poco pagar las deudas a quienes con sus pequeños negocios dan empleo a uno o dos trabajadores.

Como para qué queremos políticos que entablan relaciones amistosas con alguna empresa a la que tuvieron que ir a ver a su país de origen, se convirtieron en sus mini socios, le ofrecieron grandes negocios y se reparten las ganancias sin importar qué Veracruz se quede sin nada.

De qué nos sirven los políticos que desde su cargo de elección popular, como los diputados, aprueban el endeudamiento del estado, que se atreven a dejar sin recursos a Veracruz para beneficiar a una empresa que va a vender energía eléctrica y que ya administra el sistema de agua potable en la zona conurbada de Veracruz-Medellín-Boca del Río. ¿Para qué nos sirven esos diputados?

No hay dinero ni para pagar sueldos y les urge contratar exactamente a esa empresa brasileña que tiene problemas en su país por realizar actos ilegales.

Quieren empeñar las participaciones federales, ya se empeñaron los recursos de la tenencia vehicular y esa medida provocó un hueco enorme en las finanzas del estado. Se han pedido distintos créditos a la banca privada y la deuda "oficial" de Veracruz alcanza los 45 mmdp, no se ha pagado nada del capital y apenas se pueden pagar los intereses. Y todo eso ha ocurrido con el voto de los diputados ligados al gobierno ¿Cómo para qué los necesitamos?

Para qué queremos políticos que quieren cumplir los compromisos contraídos con empresas como la brasileña, antes de terminar su administración, a costa de no cumplir los compromisos con Veracruz.

Deudas, deudas, deudas ¿Cómo se vive con eso? ¿Cómo se crece con eso? Tarde o temprano no hay más espacio en ese círculo vicioso porque las deudas devoran.

Así que...en lugar de andar peleando con Carmen Salinas, se debería de hacer una lista de los políticos nefastos que están en el Congreso de la Unión y en el Congreso de Veracruz y firmar y firmar y firmar hasta el cansancio para quitarles de su cargo, reducir a la mitad el número de diputados y dejar de mantenerlos; o, en todo caso, firmemos para que ganen el salario mínimo y vivan como empleados.

Por cierto, de concretarse el nuevo "endeudamiento" o "empeño" de las participaciones federales, ¿qué va a administrar el próximo gobernador de dos años?

La disyuntiva debe ser difícil para el primer priísta del país: deja a su suerte al pésimo gobierno priísta  de Veracruz y pierde el segundo bastión electoral o le acompaña en el descrédito a cambio de los votos suficientes para ganar en el 2018.

Creo que firmar para quitar de la diputación a Carmen Salinas es un mero distractor. En su partido hay personajes más gordos, más voraces y de peor catadura que la actriz.