Mensaje de error

Notice: Undefined offset: 0 en eval() (línea 2 de /var/www/html/Veracruz/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_argument_default_php.inc(53) : eval()'d code).

Una disculpa... primero pego, luego virigüo

No, una disculpa no sirve ni vale.

La orden fue directa... golpear a diestra y siniestra.

El pasado viernes el Secretario de Seguridad Pública Arturo Bermúdez Zurita compareció ante comisiones legislativas y ahí habló sobre la capacitación de la policía de "nueva generación", de los uniformes, armamento, chalecos antibalas, número de caballos y perros  adquiridos y con los que cuenta la corporación.

El sábado tal capacitación se pudo comprobar, los policías lucieron ordenados, capacitados para el enfrentamiento sin clemencia, con caballos entrenados que obedecen al jinete en el momento de arrollar a manifestantes, perros a punto de ataque y los bastones eléctricos prestos para el ataque e incluso para la intimidación accionados sin ton ni son.

El sábado se observó disciplina y acatamiento de las órdenes cuando tuvo lugar la refriega entre maestros y elementos del orden.

El despliegue de la fuerza pública fue exagerado e intimidante, los grupos de choque actuaron con precisión y sin misericordia, sembrando miedo y confusión.

Un ejemplo: Clínica 11 del IMSS,  área de Urgencias, hay pacientes y familiares de los enfermos esperando atención, afuera hay quienes esperan; de pronto llegan corriendo por las escaleras 10 hombres con mochila a la espalda, cara cubierta y palos. Así como llegaron, golpearon a tres personas a las que tomaron por sorpresa, dejaron a dos inconscientes y a uno sangrando. Quienes estaban ahí corrieron, se encerraron en los baños o se metieron a los consultorios. El miedo reinó. Los golpeados tuvieron que ser atendidos en Urgencias. Los golpeadores se quedaron ahí un rato, ahí no había maestros.

Mientras, a una calle tenía lugar una confrontación entre policías y profesores como el diputado federal por Morena Cuitláhuac García. En esa refriega el reportero Raziel fue agredido por un "civil"  y su equipo fotográfico dañado.

El domingo, la orden a los policías fue más precisa: impedir la labor periodística.

Los golpes al reportero Iván fueron de policías uniformados y eran policías uniformados los que trataron de arrebatarle su cámara y finalmente la dañaron.

Fueron policías uniformados los que arrebataron y destruyeron el equipo celular de la reportera Melissa.

Policías uniformados fueron los que revisaron al reportero Paco para dejarlo transitar por la zona de conflicto en Xalapa.

Policías sin uniforme fueron lo que golpearon al reportero Hugo y le quitaron su celular.

Fue un policía uniformado el que impidió el paso a una reportera y cuando ella se identificó recibió como respuesta: "¡A la Chingada con la prensa!"

Los policías están capacitados para acatar órdenes ¿O no?

Si los policías actuaran sin acatar órdenes, ¿de qué servirían los cursos y las "pendejeadas" que les pega su mega superior?

Las justificaciones del propio Gobernador Javier Duarte respecto de la agresión a reporteros rayan en el cinismo.

Palabras más o menos, la prensa fue agredida porque estaba en medio de la trifulca pero se sancionará a quienes les hayan lastimado.

La SSP tuvo que actuar luego de lo ocurrido el sábado (cuando sólo el 24 por ciento de los maestros entró al examen).

No fue con voluntad y por ello la SSP se disculpó, dijo el mandatario.

#AyAjá #NoLesCreemos porque los golpes fueron directos y el impedimento para pasar a cubrir el evento, igual.

Los vídeos que circulan en las redes sociales dan muestra de la brutalidad. No hay más.

Que hay una disputa por la Reforma Educativa y un compromiso del Gobierno priísta de Veracruz con el gobierno federal priísta para garantizar la aplicación de la Evaluación al Desempeño Docente no se discute. Existe.

Que algunos maestros están en desacuerdo, se oponen a la aplicación de la Evaluación, protestan y buscan impedirla, es así.

Que el Gobierno federal y los estatales procuran que se lleve a cabo la Evaluación, es su responsabilidad.

Pero... la Evaluación ¿con sangre entra?

¿A como dé lugar? ¿De paso se impide el ejercicio laboral de la prensa? ¿Se protege la imagen de Gobierno destruyendo equipos de reporteros?

La frase del policía refleja el pensar de quienes les capacitan ¿para poner "orden"?

Y si no hay policías suficientes para proteger todo el estado, ¿los ciudadanos se quedan en estado de indefensión por la concentración de elementos para realizar estos operativos?

¿Los grupos de choque ligados a la SSP tienen órdenes de golpear a todos los que encuentren a su paso? Maestros, reporteros, personas ajenas al conflicto ¿dan lo mismo?

Y no, no son gajes del oficio. Y no, una "sentida disculpa" no es suficiente.