Mónica Robles: succionando en Minatitlán

  • Mussio Cárdenas Arellano

Succionar es como respirar. Sin ello no viven los Robles, la estirpe de José Pablo, el clan de Mónica, la diputada verde-PRI, que preconiza la lucha por las mujeres golpeadas mientras su periódico, Diario del Istmo, socava y revienta el presupuesto de Minatitlán.

No succionan oxígeno los Robles sino recursos del erario. Cobran, no por informar sino por callar, no por describir el exceso y la corrupción de los que detentan el poder sino por evadir las culpas y a los culpables, el engaño y el fraude.

Su cuota es de 136 mil 500 pesos por mes, pagaderos por la tesorería del ayuntamiento, ahí donde L’enfant terrible, alias Saúl Wade León, teje negocios de seis ceros, donde la trampa es norma y donde se burla de cualquier acción fiscalizadora de la Auditoría Superior de la Federación.

Y Diario del Istmo calla.

Succiona el clan de los Robles, Mónica de Hillman entre ellos, mientras Saúl Wade, el alcalde real de Minatitlán, protagoniza el mayor atraco a las arcas públicas, inventando obras que sólo existen en su imaginación, usando facturas de constructores que le sirven para montar el fraude y así engañar a la ASF.

Y Diario del Istmo calla.

Públicos los documentos, la evidencia de que el tesorero Wade incurre en actos de corrupción, robando algo así como 147 millones de pesos de origen federal, se reserva el Clan de la Succión su derecho a la complicidad, pues para eso opera el convenio de publicidad, el chayote anexo, la dádiva y el favor, lo que la pandilla Robles tenga a bien solicitar.

Habló una carta del ex director de Obras Públicas, José Luis Benítez Parga, precisa y puntual la lista de obras inexistentes, pagados los anticipos pero sin avance alguno, canceladas otras por escasez de recursos, descritos ahí los engaños del terrible Saúl, cuya uña parecía insuficiente para disponer de las partidas federales, pero finalmente lo logró.

Refiere el documento que habiendo recursos, partidas federales y un crédito de Banobras, no tenía por qué retrasar obras Saúl Wade, el alcalde real, menos el títerealcalde Héctor Damián Cheng Barragán, patético cuando se le escucha decir que por él tomaría acciones pero aquel le dice que no.

Y cuando estalla el escándalo, Diario del Istmo calla.

Exhibe las razones del silencio de los Robles el portal Plumas Libres, que fustiga al ayuntamiento de Minatitlán por la compra de la voz sin libertad, el mutis mediático, los recursos que debieran usarse para realizar obra convertidos en embute millonario para Diario del Istmo, tres medios más y algunos periodistas.

“Jugosas sumas mensuales, van a parar a las bolsas de periodistas y dueños de medios de comunicación del sur de Veracruz para que hablen bien de Héctor Cheng Barragán, alcalde priísta que está saqueando al municipio brutalmente, o de plano, para que no hablen”, dice Plumas Libres.

Luego abunda:

“Los pagos son mensuales, según órdenes de pago que se comenzaron a filtrar desde hace unos días desde el ayuntamiento de Minatitlán, y que de a poco han ido llegando a redacciones de diarios locales.

“Minatitlán, según la organización Causa Común, junto con Coatzacoalcos, es una de las ciudades con más altos índices de violencia a causa de la incompetencia de las autoridades y la carencia de una policía profesional.

“En este municipio, anualmente, son asesinadas, en promedio, unas 40 personas. A la mayoría se les violenta como lo acostumbra la delincuencia organizada.

“Sin embargo, lo que prevalece en los diarios, son las actividades de la comuna municipal. En este último Carnaval, por ejemplo, en redes sociales se formó una corriente que exigía se cancelaran las fiestas de la carne y que destinaran ese dinero a mejoras en seguridad, lo que no se concretó”.

Al Diario de la Succión le asignan una cuota de 136 mil 500 pesos mensuales, según documentos filtrados desde la Tesorería Municipal, agrega Plumas Libres.

“Uno de los pagos más fuertes —precisa— señalado en la orden de pago 03834/2015, es al Diario del Istmo, por 136 mil pesos, autorizados por el alcalde Héctor Damian Cheng Barragán, y el síndico, primero, Fabián Velásquez Jáuregui.

“Mónica Robles es hija de Pablo Robles Martínez, quien a finales del sexenio de Fidel Herrera Beltrán, fue ‘balconeado’ en un audioescándalo, en donde Herrera Beltrán ubicaba como un ‘mamador profesional’ haciendo referencia a los pagos que exigía y exige Robles a los gobiernos locales por promocionarse en sus medios de comunicación”.

Detalla que ante la exigencia de diversos sectores para separarse del cargo, el gobernador Javier Duarte acudió al feudo de los Robles para maquillar la debacle.

“En medio de la presión por los rumores de su supuesta renuncia al Ejecutivo, Javier Duarte de Ochoa sólo acudió al diario Imagen, del corporativo Robles, para desmentir los dichos en una amplia entrevista”, señaló Plumas Libres.

A Olmeca TV le paga el ayuntamiento de Minatitlán 46 mil 400 pesos al mes.

“La orden de pago 03835/2015, por el cheque 000853, por 46 mil 400 pesos, es para Comunicación Especializada del Sureste, razón social de Olmeca TV; empresa a la que está asociado Marcelo Montiel Montiel, ex delegado de la Sedesol de Coatzacoalcos, y que es empleada como ariete político para hacer frente a otros grupos de poder que también posen medios de comunicación.

“A esta estrategia en medios de comunicación usada por el equipo de Marcelo Montiel, se agrega Editorial de Coatzacoalcos, o diario Notisur, que aparece con una mensualidad de 46 mil 400 pesos, indica la orden de pago 03833, rotativo que saltó al escándalo en enero de 2015 después de haber despedida ilegalmente a la reportera Sayda Chiñas Córdoba, porque ella tomó una postura en favor de la exigencia de justicia al gobierno de Veracruz por el asesinato del periodista Gregorio Jiménez de la Cruz”.

Otros 80 mil pesos son la cuota para el semanario Mensaje y cantidades menores para periodistas con portales informativos en internet. En suma, cerca de 350 mil pesos mensuales.

Gravísima la crisis financiera, las deudas por pagar, sobre todo la corrupción y los dineros perdidos por el tesorero-alcalde Saúl Wade, impiden al ayuntamiento de Minatitlán invertir en obra pública. Lo que no se sabía a detalle era el monto de la partida de publicidad, derroche puro no para informar a la sociedad sino para garantizar silencio.

Succionar es la vida de los Robles. Chupan del gobierno priista y de la oposición panista o perredista, el que sea debe aportar su cuota de impunidad.

Marzo 29 de 2010. Difunde el periódico Excélsior varios audios y en ellos se escucha la incomparable voz de Fidel Herrera Beltrán. Habla el entonces gobernador con Gustavo Souza Escamilla, quien no entiende si José Pablo Robles Martínez está con la fidelidad o con Miguel Ángel Yunes Linares. Eran días de campaña. Era la sucesión. Era la plenitud del pinche poder.

“Yo siempre he conocido a don PEPE (JOSE PABLO ROBLES MARTINEZ, editor de la revista Llave y el Diario IMAGEN en el estado de Veracruz). Le decía don Pancho Galindo Ochoa algo que creo a él le aplica. Él es un succionador profesional o sea, un mamador y le da lo mismo mamar chiche que verga”. Algo procaz Fidel.

Luego agregaría:

“Entonces, bueno, con tal de obtener el líquido lácteo, pues ni modo, hay que dejarlo que mame por ahí, ¿eh?

“Él es un mamador, ROBLES es un mamador profesional”.

Certero el juicio, Fidel lo describe como es, jefe del Clan de la Succión. Y con él Mónica Robles de Hillman, su hechura, la diputada que venera a Andrés Manuel López Obrador, Morena en sus afectos, y llega al Congreso de Veracruz por el Verde-PRI. ¿Incongruente? No, vival.

Exprime a Fidel y convierte a su marido, Iván Hillman Chapoy, en alcalde de Coatzacoalcos. Aprieta a Javier Duarte y se rebela en la Legislatura. Pacta con su acérrimo enemigo, Marcelo Montiel, y luego rompe. Traba alianza con Pepe Yunes. Festina la candidatura de Héctor Yunes. Acuerda con Miguel Ángel Yunes. También Mónica succiona.

Ahora no es “creo que estoy un poco cruda”. Ahora es el silencio por un convenio de publicidad.

Succionar lo es todo. Y hoy succiona en Minatitlán.

Archivo muerto

Casi nada, los 5 mil millones de pesos que carga Adolfo Mota. Es el monto de la evasión de impuestos en la Secretaría de Educación en Veracruz, en sus días como titular, según dictamen de la Auditoría Superior de la Federación, correspondiente al año 2014. La cifra precisa es de 5 mil 319 millones136 mil 734 pesos. Retuvo Impuesto Sobre la Renta (ISR) por 2 mil 739 millones 824 mil pesos, recargos y actualizaciones por 12 millones 735 mil pesos por el ejercicio fiscal 2014, de los cuales la Secretaría de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN) no realizó las entregas que correspondían. La ASF instruye al Sistema de Administración Tributaria para que audite a la SEV, la cual además retuvo recursos de FOVISSSTE, Ahorro para el Retiro y Retiro, Cesantía y Vejez, pero que la Sefiplan entregó parcialmente. Si algo le faltaba a Javier Duarte era otro boquete financiero. Presume el gobernador que todo lo solventará y responde el auditor superior, Juan Manuel Portal, que los documentos con los que el gordobés soporta las inconsistencias, no tienen soporte legal. O sea, se robaron el dinero y no hay cómo reparar el daño patrimonial… Haz el bien común y gánate el cielo. Es máxima política y norma de vida. Es el vértice del panismo. No se sabe, sin embargo, cómo hacerlo si siendo militantes o dirigentes operan y trabajan por un candidato que no es de su partido. Hacen el mal común esos dirigentes del PAN, ya detectados por sus adversarios, que estamparon su firma para respaldar la candidatura independiente de Juan Bueno Torio a gobernador de Veracruz. Son los mismos que sugerían y obligaban a otros panistas a ayudar con su firma de adhesión a Bueno Torio. Lo de menos es que respalden a Juan Bueno. Lo que les cuestionan es su afán por expulsar militantes acusándolos de traición, y ellos sí respaldan al candidato de otro partido. Es traición y ya se tiene evidencia. Queriendo hacer el bien común, hacen el mal común… Remasterizado, está de regreso Edgar Hernández. Sacude a Xalapa y alrededores el periodista, autor de Línea Caliente, su columna, en la que interpreta y discierne la realidad política de Veracruz, los sentires y las acciones de la familia política, los gobernantes y los gobernados en sus dilemas, los que aspiran al poder y los que se resisten a dejarlo. Su voz se escucha en La Invasora, en el 88.9 de FM en el centro de la entidad veracruzana, de 18 a 20 horas, de lunes a viernes. Inició este lunes 7 con un cúmulo de llamadas, figuras de la vida pública que destacaban la trayectoria de Edgar Hernández, su trabajo fecundo, el dato puntual, la versión de primera mano, sus primicias, la exactitud, su análisis, la confirmación que se escucha de labios del actor central de los hechos y se transmite. Suponían quienes influyeron para ver a Edgar fuera de la radio que así moría su proyecto informativo. Nada más torpe e insensato. Más libre, más acucioso, más incisivo, quizá como nadie más, el autor de Línea Caliente nos seguirá contando cómo andan, cómo caen, cómo se levantan los actores de la sucesión y el desastre político que tiene a Veracruz al borde del caos. Enhorabuena para Edgar. Hay que escucharlo vía internet…

mussioc2@gmail.com

mussiocardenas_arellano@hotmail.com

www.mussiocardenas.com