IPAX: revienta el caso de los Yunes Landa

  • Mussio Cárdenas Arellano

Engañar al Ejército es suicida. Lo hizo el IPAX, los hermanos de Héctor Yunes, el padre y el sobrino, fraguado el embuste por el comisionado Fernando González, simulando que un disfraz de policía para obtener permisos de portación de armas quedaría en la impunidad.

Sacude el caso Poliyunes al Congreso de Veracruz, exigida la Fiscalía General a indagar y hallar, determinar culpas y consignar, mientras el Ejército Mexicano toma intempestivamente el control del Instituto de la Policía Auxiliar y Protección Patrimonial (IPAX), en Xalapa, al amanecer del jueves 17, asegurando armas, revisando procedimientos, hurgando en la documentación que evidencia lodo priista en la nómina y estructura de la corporación.

Cuatro días van desde que INFORME ROJO reveló que los parientes del candidato del PRI al microgobierno de Veracruz son policías postizos, a partir de fichas de control, altas de trabajo, fotografías con el rostro de los hermanos y el papá de Héctor Yunes, y ya hay acción militar.

Decíase aquí, el lunes 14, que “su padre, sus hermanos, su sobrino, son policías-fraude. Son la parentela de Héctor Yunes, sangre de su sangre, incrustados en la nómina de la Policía Auxiliar, irritando a la tropa que se pregunta si ese es el candidato del PRI que sostiene que va a cambiar a Veracruz”.

Se sustentaba la información en tres documentos que contenían el alta de trabajo, su adscripción como policías, uno —César— como “Analista C” y otro —Rafael— como “Portación de Arma”. Ambos, junto con su progenitor, aparecían con uniforme de la Policía Auxiliar, con insignias en dorado, las del IPAX, como debe ser. 

Otro documento detalla que al sobrino incómodo, Jesús Yunes García, se le adscribía como elemento del área gerencial. Ahí se estampa la firma del comisionado Fernando González Ortiz, con una extraña referencia: por orden superior. ¿De quién? ¿De Javier Duarte, quien preside la Junta Directiva? ¿Del “general” Arturo Bermúdez, secretario de Seguridad, que manda ahí con poder extralegal? ¿Del candidato Héctor Yunes?

Hubo una réplica, la de César Yunes Landa, cuidadoso en los términos, sin confrontación, dejando en claro que ni él, ni su hermano Rafael, son aviadores. Admite, sin embargo, que son ellos los de las fotografías, que tramitaron permiso de portación de armas y que el IPAX les impuso ese requisito, aparecer como parte de la corporación; desde hace más de 20 años portan armas; que es derecho de todo mexicano.

Diría Felipe Amadeo Flores Espinosa, líder del PRI estatal, evadiendo y exculpando a su amigo y socio político, que “nosotros no los hemos visto en esa nómina”, y que “salen muchas cosas, algunas son ciertas pero otras son falsas”.

No piensa así el Ejército Mexicano. Lo legal es legal y lo que no, es delito. Lo simplista se lo deja al líder espurio del PRI.

Muy de mañana, el jueves 17, ya intervenía las instalaciones del IPAX. Lo relata el periodista Arturo Reyes Isidoro en su columna Prosa Aprisa, difundida a la medianoche de ese día:

“Como parte de su táctica para no alertar a nadie y tomar por sorpresa al enemigo, con el propósito de coronar con éxito su misión, así, ayer, cuando nadie se lo esperaba y en forma sigilosa, de hecho el Ejército Mexicano tomó el control del Instituto de la Policía Auxiliar y Protección Patrimonial (IPAX), Organismo Público Descentralizado dependiente del Gobierno de Veracruz.

“Los militares llegaron a las 7:30 de la mañana y aparcaron el vehículo en el que iban sobre la calle Xalapeños Ilustres, casi frente a la entrada principal del organismo, y en un rápido movimiento, como acostumbran ellos, controlaron la entrada y salida, apostaron elementos afuera y otros se introdujeron, ante la sorpresa de quienes se encontraban adentro.

“Suerte de reportero, cuando me dirigía a un desayuno al centro de la ciudad, al ver la inusual presencia de los hombres de verde olivo y el movimiento que se notaba, eché a andar mis redes de información para tratar de indagar qué estaba ocurriendo. No pasó mucho tiempo cuando tuve la respuesta: habían llegado para pasar ‘revista de armas’, que no es otra cosa que revisar el armamento de la corporación… y a quien está asignado, o quién tiene permiso para portar tal o cual arma.

“Según una fuente, los miembros del Ejército habrían llegado al corazón mismo del IPAX, esto es, a los archivos, para hacerse de su control y antes de que el personal administrativo o los directivos de la corporación llegaran y trataran de sustraer, ocultar o destruir documentos. A media mañana rondé de nuevo el rumbo y los militares continuaban en la entrada-salida aunque ya con un elemento de esa policía auxiliar.

“El operativo sorpresa se dio luego de que el lunes pasado, mi compañero, paisano y amigo, Mussio Cárdenas Arellano, de Coatzacoalcos, en su columna ‘Informe Rojo’ reveló con nombres, fotos y con lujo de detalles que familiares del candidato del PRI al Gobierno del Estado, Héctor Yunes Landa (César y Rafael Yunes Landa y César Yunes Faisal), así como otros particulares de Xalapa, están dados de alta como policías auxiliares y tienen permisos para portar armas”.

Agrega Reyes Isidoro:

“De acuerdo a una fuente que sabe del tema, el Ejército otorga al IPAX un permiso colectivo para portación de armas, y es el organismo, dependiente directamente del Ejecutivo, el que los asigna, pero para ello debe dar parte al Instituto Armado y comprobar que a la persona a la que se le dio reúne los requisitos que para ello fija la Ley Federal de Armas de Fuego, ya que de lo contrario se incurre en un delito”.

En el Congreso de Veracruz también hubo sacudidas y coletazos. Exhortaba el PAN ese jueves a la Fiscalía General a investigar el trafique de permisos para portar armas, el caso Yunes Landa como evidencia, la expedición de licencias a particulares para su portación.

Encabezó la andanada la panista Ana Cristina Ledezma López, secretaria de la Diputación Permanente. Debía esclarecerse a cuántos particulares se les otorgaron esos permisos de manera ilegal, así como sus identidades.

Se sabe que la denuncia panista tocará a Javier Duarte, a Arturo Bermúdez, al comisionado Fernando González Ortiz, quien reprime a todo su personal, alterado e indignado, burlado por la fuga de información, sabedor que con Héctor Yunes prácticamente ha concluido su relación.

Nadie atina a defender a Héctor Yunes y sus parientes policías. Ni el diputado José Ramón Gutiérrez de Velasco, ex panista, ahora al servicio de Javier Duarte, el gobernador, que pide que la Secretaría de Seguridad Pública aclare la veracidad de la información, que ya reconocieron como válida los hermanos del candidato del PRI, y dice que el mismo Héctor Yunes debe disipar la duda.

“El que calla otorga y la SSP debería mandar un boletín aclarando este tipo de situación porque se trata de un aspirante a la gubernatura y creo que este tipo de temas deben aclararse. No puede quedar duda ante la ciudadanía. Héctor Yunes debe predicar con el ejemplo y la Secretaría debe dar toda la claridad”, planteó Gutiérrez de Velasco.

Si supieran que hay más.

Engañar al Ejército resulta, pues, un suicidio genial.

Archivo muerto

De panzazo llega Juan Bueno Torio a la candidatura independiente a gobernador. Acredita apenas la cifra de firmas reales, sin irregularidades, establecida por el Órgano Público Local Electoral (OPLE). Había entregado 264 mil 376 firmas originales, respaldadas con la credencial de elector de quien le otorga su apoyo, pero el OPLE halló irregularidades. Depuró y cerró la cifra en 144 mil 810 firmas más 38 mil 970 apoyos distribuidos en los 30 distritos de Veracruz, lo que hace un total de 183 mil 870 firmas. El OPLE exigía a los aspirantes a candidatos independientes a gobernador un mínimo de 165 mil 578 firmas. Se quedó en el camino el ex perredista Elías Miguel Moreno Brizuela, que apenas alcanzó 92 mil 779 firmas, ya le fue invalidada cerca de 130 mil rúbricas que presentaban irregularidades. Lo que queda al ex panista Juan Bueno es validar en las urnas ese apoyo, pues todos los independientes han obtenido si acaso el 10 por ciento de lo que presumen… A regañadientes va Ricardo Orozco Alor por Minatitlán. Se inscribe el director de Consorcio Clavijero, ex director del ITESCO, donde usaba al estudiantado como operadores electorales a cambio de calificaciones, como precandidato del PRI a diputado local. Funesto el panorama, el repudio al PRI, contaba no hace mucho el hijo político de Flavino “Oaxaco" Ríos que si por él fuera, mejor habría contendido por Morena, con mayor posibilidad de ganar la elección. Pinta mal la elección del 5 de junio para Ricardo Alor, que va porque Nicolás Ruiz Rosete se bajó del caballo y rechazó la candidatura. Corre el riesgo de quedar en tercer lugar, atrás del candidato de la alianza PAN-PRD, Javier Soberanes, “El Chatarrero”, y Morena del Pejemesías López Obrador… Tensa, o más, la relación Joaquín Caballero-Gersaín Hidalgo. De un momento a otro, si el Tribunal Electoral acredita que hay condiciones legales, el líder sindical emplazará al ayuntamiento de Coatzacoalcos a huelga. Es la consecuencia del caos en el pago de salarios, la impuntualidad, la incertidumbre, 2 mil 800 miembros del Sindicato de Empleados Municipales en ascuas el día 15 o fin de mes, cuando se cumple la quincena y acuden a los cajeros automáticos y no hay dinero en sus cuentas. Peor la angustia del personal de confianza, muchos de ellos marcelistas, otros ivanistas, a quienes se les paga con retraso, algunos sólo un porcentaje de su salario, otros así desde noviembre de 2015. No hay dinero en las arcas y en cierta medida es el impacto que provoca la retención de partidas desde la Secretaría de Finanzas y Planeación. Viene una marcha de los empleados municipales, encabezados por Gersaín Hidalgo, que se pone de lado de su gremio o su gremio lo rebasa, y luego el emplazamiento a huelga. Y en menos de tres meses habrá elección de gobernador y del Congreso de Veracruz…

mussioc2@gmail.com

mussiocardenas_arellano@hotmail.com

www.mussiocardenas.com