Mensaje de error

Notice: Undefined offset: 0 en eval() (línea 2 de /var/www/html/Veracruz/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_argument_default_php.inc(53) : eval()'d code).

Cien años...

Qué difícil ha de ser eso, vivir sin meter mano al presupuesto del Estado.

¿Se imagina? ¿Toooodooos esos políticos que lo pagaban todo con cargo al erario?

¿Claro que hay dolor y enojo, qué van a hacer? Solo saben vivir del dinero público.

Si, los hay que crearon algunas empresas y les va bien usando sus influencias y consiguiendo obra pública. Otros le venden al Gobierno y sólo al gobierno. Pero al final viven del presupuesto.

Y aquellos que pagaban con dinero público al personal de su casa, a los guaruras, la vigilancia en sus domicilios particulares, los vehículos de la señora, de los hijos, de ellos mismos y hasta para salir con las amantes. Los choferes para transportar a las amigas queridas, a la familia.

Qué van a hacer para viajar con lujos, para hacerse la lipo, ponerse botox, darse una estiradita.

¡Uuuffff ! Lo que les va a cambiar la vida a los priistas que se quedarán sin empleo, serán simples mortales que no podrán usar los helicópteros para hacer un viajecito, ni podrán llenar maletas con dinero y llevarlo a algún planeta lejano.

El cambio es fuerte, el desempleo está a la vuelta de la esquina para todos aquellos que solo cobraban en alguna dependencia sin trabajar.

Eso de sentirse dueños de vidas, de disponer de voluntades, de tener un séquito, de tirar órdenes sin ton ni son, de presionar, de sentirse poderosos con el poder del jefe.

Síii, los poderosos, ¿qué van a hacer los poderosos?

Esos que se pavoneaban por todos lados, haciendo sentir su importancia, su fuerza dentro de su partido y en el Gobierno.

De verdad se irán a atender las notarías que tienen gracias a su esfuerzo político, o sus restaurantes, sus hoteles, sus cafeterías, sus consultorías, sus ranchos. Vivirán de sus ahorros, de su pensión, de qué.

Qué harán los poderosos sin los saludos, los abrazos, las atenciones de sus congéneres que se las brindaban con el fin de obtener una recomendación.

Qué sentirán cuando nadie les rinda pleitesía, cuando les miren con compasión o con cierto repudio; cuando se hable de corrupción y les miren de soslayo, cuando los vecinos les digan "ni modo vecino".

Qué sentirán sin su poder infinito, qué harán sin los subsidios a la organización, al sindicato, a la asociación. Qué harán las mujeres mil veces hechas a un lado.

Qué van a hacer para evitar que la delincuencia les trate como a simples mortales, que ya no les sigan los jóvenes que quieren un lugar.

Qué harán los que ya tenían planes para el 2017, para el 2018. ¿Pelearán las candidaturas o las dejaran para quien de verdad quiera invertir dinero en ellas?

¿Y el sector de la prensa que vivía como pudiente con dinero público, hará fila para renegociar el apoyo? Cómo le harán para solicitar que los dejen en la lista que les heredaran a los del nuevo gobierno.

¿Y los líderes sindicales, qué negociarán?

¿Y la rectora Sara Ladrón de Guevara y Raúl Arias y Ricardo Ahued?

Que hará ahora Ricardo Ahued con la bola de borregos que tiene como compañeros en la Legislatura local, ¿será congruente y solicitará que se procese a Javier Duarte? ¿Exigirá?

Qué haremos los ciudadanos, vamos a cambiar y a dejar de participar en la corrupción o vamos a extrañar al PRI?

¿Qué vamos a hacer? ¿Vamos a respetar los reglamentos municipales, las leyes estatales y federales o seguiremos en el mismo juego ?

Lo que hicimos en las pasadas elecciones fue sumamente importante.

Sacamos al PRI del Gobierno y ahora ¿qué sigue?

El cambio no es de siglas, el cambio es de cumplir como ciudadanos y exigir a las autoridad es que se porten igual, respetando y cumpliendo.

¿Qué haremos?

Por lo pronto se actualizo el refrán que dice, y dice bien:" no hay mal que dure cien años..."