Mensaje de error

Notice: Undefined offset: 0 en eval() (línea 2 de /var/www/html/Veracruz/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_argument_default_php.inc(53) : eval()'d code).

Toc, toc, toc...

La madrugada del jueves (14 de julio) en la capital veracruzana se registró fuerte viento y lluvia. Haga de cuenta que llovía con enojo y pensé, mientras el agua se colaba por el resquicio de las ventanas, que hasta la naturaleza estaba molesta por tanta bobería ocurrida en Veracruz.

He de decirles que Veracruz, para mí, es una entidad hermosa, exuberante, hospitalaria, rica en recursos naturales, privilegiada por el tamaño de su territorio, por sus costas.

Yo amo a Veracruz porque me ha permitido crecer en todos los sentidos, lo amo por que sí; su gastronomía me encanta, su historia igual. Precisamente en su historia se consigna la existencia de hombres visionarios, que nacieron aquí o llegaron de otros lados, libertarios, creadores de leyes que le dieron forma al país. Hombres que amaban su tierra y pensaban en los beneficios para todos.

Veracruz es un estado de abundancia, tanta que también nos ha dado una bola de políticos que deberían ser tachados de los libros del Registro Civil y borrarlos de la lista de los nacidos en Veracruz.

A esos políticos deberíamos enviarlos al limbo de los sin tierra de origen.

Y deberíamos de hacerlo porque han hecho que Veracruz pierda el rumbo.

Justo ahora, esos políticos, sobre todo los del PRI, están llevando al estado a la quiebra financiera, a la inestabilidad social.

Los habitantes de este hermoso estado estamos en medio de una disputa enconada entre dos políticos: Fidel Herrera Beltrán y Miguel Ángel Yunes Linares. Traen un pleito viejo que sólo ellos dos saben.

El grupo fidelista ha hecho todo lo posible para impedir que el grupo yunista se hiciera del poder.

A lo largo de los últimos 15 años se han dado con todo, se han espiado, se han evidenciado, se pusieron obstáculos, invirtieron dinero, esfuerzo y tiempo. Cada uno tiene fuertes contactos en el PRI y también fuera de su partido de origen.

Finalmente el líder del grupo yunista ganó la elección debido a su persistencia, a las circunstancias y resistencia.

Pero, el fidelista ha cambiado las reglas del juego. Ahora no se trata de ganar y ya, ahora hay que permanecer, resistir y trabajar sin nada, ni con el personal de confianza.

La disputa es cada vez más aguda, fuerte, grave. La determinación del grupo de Fidel Herrera para evitar el empoderamiento del siguiente gobernador y complicar su ejercicio, va a tener consecuencias casi fatales para la entidad.

Sin dinero, sin personal, con el engrosamiento de la nómina, con priistas colocados en áreas estratégicas gracias a la basificación masiva, con una deuda estratosférica, con un mundo de acreedores, con la recaudación del impuesto a la nómina que se destinará al pago de esos acreedores, entre ellos la prensa; sin margen de maniobra y muchas promesas, el nuevo Gobernador está casi atado de manos y sus enemigos sonríen y ríen porque la jugada les ha salido bien, están triunfando a pesar de perder la elección.

Sin embargo, el perjudicado es Veracruz, un lindísimo estado que tiene rezagos al por mayor. No avanzó en infraestructura, su sistema de salud está pasmado, su sistema educativo igual con la diferencia de que sus miles de aviadores (ahora basificados) representan una enorme carga.

A ello hay que sumar que desfondaron al Instituto de Pensiones, que saquearon los fideicomisos y los recursos los destinaron a cualquier otra cosa pero no al fin al que estaban destinados, que agotaron el erario a tal grado que no pagan pensiones en tiempo y forma.

El campo, el campo, ¿el campo? Ah! El campo! Bien, sin proyectos productivos, ahí agotándose, con el amarillamiento letal en los cocoteros, con la roya en el café, con mercados reducidos para los cítricos, con el abigeato y los secuestros.

¿La pesca? ¿Todavía existe?

Problemas mil, pues. Y allá arriba peleando por asuntos personales mientras a los mortales nos mandan a visitar a Hades.

Ah, y en algún lugar está la prensa, la que ha vivido al cien por ciento del erario, que ha disfrutado viajes, plazas en la SEV, que cobra en diferentes dependencias, que no paga impuestos, a la que le llevan su sobre a la puerta de su casa, la que no produce nada salvo palabras que le son solicitadas. Esa prensa que tendrá que renegociar su "apoyo", que ya se siente fuera y que golpeará para hacerse valer y volver a cobrar. Esa prensa que no influye para nada pero a la que se le da importancia. Esa también será una carga económica.

¿Y Veracruz? El granero y yunque de la nación, el estado que lo tiene todo, el que va adelante y es próspero, ¿el que sigue esperando lo mejor?

Allá, en el Altiplano, ¿hay alguien que piense en los veracruzanos o sólo nos miran como votos para el 2018?

Toc, toc, toc, ¿hay alguien allá? Acá estamos nosotros. #PorSiOcupan #PorSiLesInteresa #PorSiTrabajan #PorSiExisten

Los priistas que hoy quieren aprobar en el Congreso la basificación de miles de empleados de confianza no están pensando en beneficiar a los familiares, en garantizar nada para los beneficiados. Están pensando en dañar a un nuevo gobierno, en perjudicar a su odiado enemigo Miguel Ángel Yunes Linares.

Lo que está haciendo Javier Duarte es desquitarse y expresar su profundo odio.

¿Y Veracruz? ¿Y los veracruzanos? ¿Qué culpa de sus desatinos?

No es una cuestión nada más política, es un asunto de finanzas, de posibilidades económicas. Va a entregar un estado quebrado sin posibilidades de que se haga nada.

Esas basificaciones, además, tienen más beneficios que la de empleados antiguos.

De qué se trata? De hundir a Miguel Ángel o de hundir a Veracruz?

Leo en la prensa que también pretenden desmantelar Radio Televisión de Veracruz, que con sus activos pretenden pagar algunas deudas con empresarios de la comunicación. Y los empleados que basifiquen hoy de qué van a trabajar ahí.

Utilizar los recursos del impuesto a la nómina es otra aberración. Cuando crearon el impuesto en la época de Miguel Alemán, se dijo que era para infraestructura. Se acuerda que Alemán quería construir 10 aéreo puertos y no lo dejaron? Y luego cuando se fue, resultó que ya tenía una línea aérea?

Bueno, el caso es que era para infraestructura, después Fidel Herrera cambió el objetivo y se destinó a asuntos de Protección Civil, por los desastres y el desastre sigue ahí.

Hoy quieren pagar deuda con ese impuesto. Es decir, los empresarios que pagan ese impuesto y el Gobierno les debe, aportarán su dinero para que les paguen. O sea, ¿se pagarán así mismos? ¿Es como una tanda?

El Gobierno de Javier Duarte ha ejercido un aproximado de 540 mil millones de pesos durante su gobierno. Dónde está el dinero? Porque no hubo obras, el Puente sumergido de Coatzacoalcos sigue hundido. Las carreteras están para llorar, los hospitales están sin equipamiento, al menos el Hospital Civil de Xalapa carece hasta de jeringas.

¿Por qué permitimos todo esto? ¿Somos tan indolentes? ¿Tan miedosos? ¿Tenemos un lecherito en las venas?

Al menos los jubilados y pensionados están defendiendo sus derechos. Son personas mayores, mayores. Se asolean, se lloviznan, se cansan, se les pasan sus alimentos, están nerviosos porque no han recibido su sustento. Y todos, nada más los miramos.

Son los mayores de edad, que ya trabajaron, que ya pasaron por nuestro camino, son a los que deberíamos respetar por el solo hecho de ser más sabios que nosotros.

¿Ellos qué culpa de que el Gobierno tenga un desastre en las finanzas? ¿Qué culpa de que los funcionarios de este gobierno, y del anterior, se hayan enriquecido hasta el vómito?

En fin, que hoy los flamantes priistas, representantes populares, van a cometer una aberración más.

El diputado priista Ricardo Ahued, empresario de triste memoria, dijo que en Veracruz hay idiotas en este Gobierno que no tenían un peso y ahora tienen hasta aviones y propiedades en el extranjero. Que lo ocurrido en la administración fue un robo.

Lástima que el diputado se haya dado cuenta 10 años después, al menos se comprometió a votar en contra.