La fuerza “antisecuestro”, bajo sospecha

  • Mussio Cárdenas Arellano

Irrefrenable, el secuestro es devastador. Destroza a la víctima y a su círculo íntimo. Infunde miedo y roba el alma. Y crece exponencialmente donde el Estado dice atacarlo y cercarlo, donde las unidades antisecuestro suponen que lo han de combatir. O simulan combatir.

Christian abordó el auto. Inició su marcha, su mamá al volante. Viró en la esquina y en un instante todo cambió. Otro vehículo le cerró el paso. Descendió un comando armado, apuntando, ordenando. Abrió la puerta y tomó al niño. Y emprendió la huida.

Christian sólo tiene 12 años. Estudia su último grado de primaria en el colegio John Sparks, en Coatzacoalcos. Su mirada trasluce paz.

Mañana para olvidar, la del martes 30. Día en que su vida cambió. Día de llanto en su hogar, de asombro y coraje en la sociedad, ira desbordada, incredulidad, reclamo, pena y pesar.

Se llama Christian y hoy es estadística. Es uno más en la larga lista de secuestros que sacuden a Veracruz, interminable el plagio, el levantón, la industria del miedo que conduce al dinero ajeno.

Su incidencia es brutal. Sus cifras, mayores de lo que se reconocen, palidecen ante la realidad incontenible. Sus cifras no son reales. Los reportes oficiales registran casos de secuestro que si acaso representan el 10 o  20 por ciento de los que realmente llegan a ocurrir.

Así sucede en el sur de Veracruz, agobiado por la privación ilegal de la libertad y el comercio de la vida.

Paradójicamente, donde se instala la Unidad Especializada en Combate al Secuestro (UECS), la fuerza “antisecuestro” del régimen duartista, crece el delito, los levantones.

Nada es casual, dicen los insiders del aparato de seguridad, quienes conocen al monstruo desde sus entrañas.

De acuerdo con un reporte entregado a INFORME ROJO, la llegada de la UECS a Coatzacoalcos fue el detonante de los secuestros. Lejos de disminuir, crecieron.

Parte de la instalación de la UECS y la revelación de su sofisticado equipo, el 30 de marzo de 2015. Ocupa una vivienda en una colonia cercana al centro de la ciudad, cuestionada en un principio porque tras la inauguración, mantuvo puertas cerradas y cero personal hasta que un periodicazo (Diario del Istmo) los obligó a trabajar.

Mascarada superlativa la de Javier Duarte y su “Culín”, alias el fiscal Luis Ángel Bravo Contreras, que atrajo a lo más granado de la lucha contra el secuestro en México. Con ellos el entonces zar antisecuestro federal, Renato Sales Heredia, hoy comisionado de Nacional de Seguridad; de Causa en Común, María Elena Morera, hoy feroz crítica del gobernador de Veracruz; de México S.O.S., Orlando Camacho Macenta; de México Unido Contra la Delincuencia, Carlos Mendoza Mora; de Alto al Secuestro, Laura Trejo Muñoz; al fiscal general de Tabasco, Fernando Valenzuela Pernas; al alcalde Joaquín Caballero Rosiñol, y a las diputadas federal y local, Patricia Peña y Mónica Robles.

Aplauso, foto y engaño.

Vieron la joya de la corona que el Cártel de Duarte exhibía como el antídoto al secuestro: “la mantarraya”, un equipo de rastreo de llamadas telefónicas y de teléfonos aún estando apagados o sin batería.

Refieren los insiders a INFORME ROJO:

“Lo que más llamaba la atención no era el lugar físico, ni los ‘especialistas’ (que nunca nos presentaron) y mucho menos las camionetas Lobo blancas, sin placas, que le dejaron como patrullas, o el taxi a las afueras en el que operaban para hacer trabajos de ‘inteligencia’.

“Lo que más llamó la atención fue un equipo denominado “La mantarraya”, valuado en más de 5 millones de dólares (existen equipos desde los 250 mil dólares hasta los 10 millones de dólares), un equipo que utilizan agencias de inteligencia como la CIA el FBI, que tiene la función de rastrear con margen milimétrico la ubicación de un equipo (teléfono) celular o fijo de donde se realiza una llamada telefónica, que puede intervenir varias líneas telefónicas a la vez, que incluso cuando el equipo no tiene pila puede ubicar el mismo.

“Este tipo de tecnología que se observa en las películas de Hollywood, es el mismo que ha permitido erradicar prácticamente a cero los secuestros en EU.

“Provocó asombro. Todos nos quedamos anonadados, físicamente el equipo cabe en un portafolio de tamaño doble a uno convencional, es completamente móvil. Entre otras cosas presentaron también equipo de radio comunicación, armas, etc”.

Insólito que 5 millones de dólares sirvan para nada. Uno que otro secuestro es esclarecido.

5 millones de dólares rumbo a la basura. Plagian a la gente, levantan y provocan miedo, luto en decenas de hogares y sólo regresan con vida, a veces mutilados, quienes tienen recursos para el pago de rescate.

Insólito, también, que donde debiera aminorar el secuestro, se incremente. Es como si la Unidad Antisecuestro fuera el motor del plagio, sin olvidar cuantos cientos de miles corren y no regresan en el proceso de negociación con los captores.

Agregan los insiders:

“Lo interesante no sólo es eso, sino que casualmente donde se instalaron estas unidades especializadas (UECS), la cifra de secuestros empezó a aumentar de manera sumamente preocupante. Las familias víctimas de un secuestrado eran —y siguen siendo— abordadas por personas que se ‘enteraban’ mediante (supuestos) trabajos de inteligencia de que la delincuencia tenía privada de su libertad a su familiar, y resultaban ser de la UECS.

O sea, sin haber denuncia, sin que el caso hubiera sido llevado a la UECS, ya era conocido por la fuerza antisecuestro.

“Las primeras veces —dicen los insiders— se presentaban físicamente (los primeros casos registrados). Después solo brindaban la asesoría vía telefónica, es decir ya no tocaban a la puerta; sólo por llamada avisaban que ya se habían enterado de los casos.

“La primer instrucción que dan es cortar toda comunicación con el mundo exterior y la primicia es negociar con los secuestradores y determinar el pago de rescate acordado lo antes posible. Si piden un millón de pesos, el rescate salía entre 400 y 700 mil pesos; si la cifra inicial era de 10 millones de pesos, el rescate estaba entre 500 mil y lo que se dejara la familia. Muchas de las víctimas dejaron aparte de dinero, autos o escrituras.

Compra libertad la UECS a alto costo, dice el reporte a INFORME ROJO:

“El secuestro representa el arte de la negociación, lleva tiempo y por lo regular los especialistas en negociación tienen que sacar un rescate entre el uno y 5 por ciento de lo que se pide en cifra inicial.

“Para ello existen protocolos de actuaciones específicas. El pago total de un rescate nunca significará necesariamente que la víctima sea devuelta. Son principios básicos de negociación.

“Aunado a la negociación la tecnología no debe parar de usarse. Un secuestrador que no es detenido en flagrancia muy difícilmente purgará una condena como lo marca el Código de Procedimientos Penales. Para eso es la tecnología.

“Negociación e inteligencia es la base”.

Un segundo reporte es el del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) que ubica a Veracruz en el segundo lugar nacional en secuestro con 62 casos en el primer semestre de 2016, sólo superado por el Estado de México, desplazando a Tamaulipas.

Entre Coatzacoalcos y Minatitlán suman el 30.64 por ciento de los casos de secuestro en Veracruz, según el SNSP.

Otro reporte contrasta las cifras oficiales sobre secuestro en el sur de Veracruz con las del Observatorio Ciudadano de Coatzacoalcos, que recupera información hemerográfica y de fuentes alternas al gobierno. La diferencia es abismal.

Durante 2015, el gobierno de Veracruz reportó 12 secuestros; el Observatorio Ciudadano 48.

En cifras oficiales, Minatitlán tuvo 5 casos, mientras que Acayucan 3, Cosoleacaque 3 y Coatzacoalcos uno.

El reporte del OCC para 2015, refiere que Acayucan fue el municipio con mayor incidencia, con 15. Le sigue Minatitlán con 14. Coatzacoalcos tuvo 11.

En el primer semestre de 2016, oficialmente el gobierno de Veracruz dice que se registraron 19 secuestros. El OCC documentó 123.

O sea, en de enero a junio de 2016 se triplicó el número de secuestros respecto a todo lo observado en los 12 meses de 2015.

A detalle, el reporte de 2016, según el gobierno de Veracruz, señala que Coatzacoalcos tuvo 10 casos, Minatitlán 6, Cosoleacaque 2 y Acayucan uno.

En cambio el OCC precisa: Coatzacoalcos 51, Minatitlán 41, Acayucan 14, Nanchital 6, Cosolacaque 5, Las Choapas 5 y Agua Dulce uno.

Doblemente pavoroso que sea Coatzacoalcos la sede de la Unidad Especializada en Combate al Secuestro y y hoy registre el mayor número de secuestros en el sur de Veracruz.

Así pues, la fuerza “antisecuestro” se mueve bajo sospecha.

Archivo muerto

Vapuleado llega Sergio Hernández a la coordinación de la fracción panista en el Congreso de Veracruz. Le cuestionan que se haya fosilizado en la carrera de Derecho, que tenga casi 30 años y aún no concluya sus estudios, que sea un dirigente de medio pelo, que hasta los mismos panistas se pregunten de qué fogón lo sacaron. Hechura de Jesús Mancha, el líder estatal del PAN, llega como diputado plurinominal, cómodamente instalado en el tren de los que aún perdiendo ganan. Asumirá el liderazgo de su bancada, primerizos muchos, colmilludos otros, para negociar con priistas y con Morena, las otras fuerzas que conforman el Congreso de Veracruz. Dilema, pues, para el novato coordinador que si no opera bien, verá al PRI y Morena juntos y llevando a la debacle al PAN. Alguien dijo que habría que darle el poder a los jóvenes. Fue Fidel Herrera y así proyecto a Javier Duarte, a Carolina Gudiño, a Erick Lagos, a Jorge Carvallo, al Pato de Tuxpan Alberto Silva. Y acabaron con Veracruz… Insultado y vejado, Nicolás Abad Castillejos lidia con un alcalde represor. Sus críticas periodísticas irritan al edil de Hidalgotitlán, Octavio Omar Castillejos, que lo increpa y agravia, le mienta la madre y lo amenaza. Le envía a su policía infame. Lo someten queriendo saber si grabó la conversación en que el presidente municipal se desborda y raya en los límites de la represión o algo más. Ocurrió el sainete tiempo atrás, el 30 de junio, pero no lo quiso dimensionar. Hoy pide ayuda, que se divulgue su caso, que se conozcan los alcances de un alcalde que usa el poder para enfrentar a sus críticos. No vaya a ser que Nicolás Abad se convierta en el periodista número 20 en morir violentamente en la era Javier Duarte… ¿Quiénes son esos directivos de la APEC que fraguaron un boicot al libro del periodista Noé Zavaleta? Horas antes de la presentación del libro “El Infierno de Javier Duarte, Crónicas de un Gobierno Fatídico”, la Asociación de Periodistas de Coatzacoalcos no definía si auspiciaría el evento, celebrado finalmente en la USBI de la Universidad Veracruzana en el puerto sureño, el sábado 20. Aún así, con APEC o sin APEC, la presentación se habría de realizar, ahí su dirigente, Victoria Rasgado… Se quedó con las ganas Javier Duarte. El túnel sumergido de Coatzacoalcos será concluido y entregado en 2017. Ya se mueven los capitales de Carlos Slim, el ex hombre más rico del mundo, y este martes 30 se realizó el primer recorrido en vehículo entre Coatzacoalcos y Villa Allende, en cuestión de 8 minutos. No está concluido. Le faltan acabados. Se observan filtraciones y óxido en paredes. No lo inaugurará Javier Duarte, como había prometido. Queda la estela de corrupción intocada e impune, el saqueo, los miles de millones de pesos que terminaron en manos de funcionarios y contratistas ladrones…

mussioc2@gmail.com

mussiocardenas_arellano@hotmail.com

www.mussiocardenas.com