Gobernar, gobernarse y gobernarnos

  • Rafael Arias Hernández
En todo caso, hay que dar oportunidad a la oportunidad.

Faltan 711 días.

Entre otros, el desafío es evitar y erradicar la generalizada y creciente opinión, creencia o percepción pública de que, como decía Ezra Pound, “gobernar es el arte de crear problemas cuya solución mantiene a la población en vilo.”

Gobernar

Como en toda sociedad civilizada, una de las piedras angulares,  motivación principal y eje central, es contar con gobierno representativo, legitimado, eficiente y  previsor; integrado por auténticos servidores públicos, que sirvan.

Gobierno respaldado por y dentro de la ley, con un permanente y verdadero fortalecimiento institucional, una administración honesta y eficiente de recursos públicos, y un ejercicio puntual y efectivo de atribuciones y funciones.

Es más, en el caso local,  ante la difícil situación, la creciente y compleja problemática, los contextos nacional y mundial poco favorables o adversos;  y las sombrías perspectivas, resultado de las inocultables crisis que padece Veracruz, es imprescindible contar con un gobierno de resultados positivos palpables, no simulados o exagerados; de soluciones, no de declaraciones.

Urge que gobernar sea sinónimo de atender, bien y a tiempo,  necesidades, rezagos  y reclamos individuales y colectivos, para reducir hambre y pobreza. Que  signifique,  resolver viejos y nuevos problemas y conflictos. Que proporcione seguridad y estabilidad, procuración y administración de justicia y combate permanente a ineficiencia y delincuencia, dentro y fuera del gobierno.

Gobernarse a sí mismo

Respecto al arte de gobernar bien, se sabe que para todo caso sin excepción,  el origen está en uno mismo.

De ahí que,  quien tienen el privilegio y la responsabilidad de gobernar a una sociedad, incluyendo a todos los que le entregaron o no su voto, representación y confianza, electo o simplemente designado o nombrado,  lo más difícil que enfrenta, para empezar,  es gobernarse a sí mismo.

Se sabe de la importancia de esta preocupación, que ha trascendido a todo lo largo y lo ancho de la Historia. Presente de principio a fin, en todo gobierno y en toda vida humana ocupada en gobernar, el tiempo correspondiente.

Sobresalen interesantes e importantes aportaciones, como las de  culturas greco-romanas, del medio y lejano oriente, entre muchas más. Destacando la de Platón que señala lo importante que es, que en la personalidad y conducta individual,  el bien predomine sobre el mal; hasta la de Confucio, quien resume su preocupación en la pregunta: “¿uno que no sepa gobernarse a sí mismo, cómo sabrá gobernar a los demás?” 

Como se padece, en Veracruz se viven las consecuencias, de esa ausencia de  buen gobierno y, desde luego, de la  falta de autogobernarse de quienes tuvieron el privilegio de integrarlo, electos o designados. Duarte y su equipo han pasado a la Historia como ejemplos de desastre administrativo y de gobierno, de la ineficiencia y delincuencia oficial en acción.

Lección inolvidable. Autogobernarse es, sin duda requisito indispensable, para estar en el cargo público y desempeñarlo bien y con buenos resultados. Además influye en el desarrollo y uso de capacidades, habilidades y potencialidades personales.

De ahí que, tanto los que llegan y están adentro, como los que ya salieron; y, desde luego, los prófugos reales y potenciales deben ser presentados ante la Justicia,  para que respondan de lo que hicieron mal o peor, o de lo que no hicieron o dejaron hacer. Unos y otros, todos no se pueden llamar  obligados, engañados  o sorprendidos. Están, estuvieron o estarán por decisión y ambición propia. Si no sabían o no saben, si no son capaces de enfrentar y atender  en lo que se meten es mejor, más fácil y barato, recurrir al decoroso retiro, al cambio y fuera.

Están a tiempo, siempre lo van a estar, para despedirse, salir, renunciar y ahuecar el ala. Se les va a reconocer y agradecer.

No hay justificación, ni pretexto ni disculpa. De ninguna manera se puede aceptar y permitir que se repita o empeore lo mal hecho y los desastres que se padecen. Veracruz   exige un cambio verdadero. No más de lo mismo y peor. Cambio es la prioridad. Hay que exigirlo. Ni más ni menos.

Gobernarnos

Para no tener que padecer distorsiones, desviaciones y expresiones de malos o peores gobiernos, es preciso considerar también la necesidad de gobernarnos. Pensar en plural en nosotros y en los otros.

Pero sobre todo, urge gobernar al gobierno para que no siga siendo posición y refugio de ineficientes y delincuentes, de intocables y reciclables. No más continuidad de la impunidad.

Esto solo es posible con más presencia, participación e influencia ciudadana y social. Con verdadera transparencia y rendición de cuentas, así como fiscalización, evaluación y previsión,  efectivas y oportunas. Gobernar al gobierno es el reto.

Téngase siempre presente que se tiene el derecho a gobernarse a sí mismo y que, por ahora para decirlo en pocas palabras, en el pueblo radica fuerza, razón y motivo para constituir y hacer funcionar al gobierno.

“… La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno…”

Así que, gobernémonos. Participemos, exijamos transparencia para evaluar a todos, todo el tiempo. Hagamos realidad consulta, participación, movilización y presencia ciudadana  y social permanentes.

Despacio que llevamos prisa

Por eso permítaseme insistir en lo importante que es dar un poco más de tiempo, para que se realicen esos cambios previstos que, por cierto, todavía no hay uno significativo y trascendental y si, en realidad, preocupa que hay mucho de “más de lo mismo, regreso al pasado y un suspiro de despotismo ilustrado”, por aquello del supuesto respaldo incondicional, de la catedral de la academia en Veracruz. 

En todo caso, hay que dar oportunidad a la oportunidad.

Dos partidos, PAN y PRD, dicen que han asumido el poder; y MORENA se ha constituido en la verdadera oposición. El PRI sigue debilitándose y los membretes de siempre, al mejor postor.

Tiempo al tiempo. Continúan movimientos y ajustes, aunque todavía no hay transparencia en demasiados aspectos gubernamentales  y las declaraciones tremendistas o intrascendentes siguen predominando, tratando de atraer  atención y  opinión públicas.

*AcademicoIIESESUV@RafaelAriasH.Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasHdez  

Versión para impresión

Anteriores

Rafael Arias Hernández

Actualmente es Investigador del IIESES y maestro de la Facultad de Economía de la UV.

Cuenta con  Licenciatura en Economía, por la Universidad Veracruzana. Obtuvo mención honorífica Cum Laude.  Maestría en Economía con especialización en Desarrollo Regional y sub especialización en Historia del Pensamiento Económico. Salt Lake City, Utah. USA. Diplomado por la U.V. en “Habilidades del Pensamiento”.  Alta Dirección AD2 Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas. (IPADE). Becario en los programas Lincon-Juárez y LASPAU.  Asesor académico y maestro de Enseñanza Media, Esc. De Bachilleres Noc. “Art. 3º Constitucional”, Xalapa, Ver. Maestro en la Facultad de Economía, y de la Maestría en Desarrollo Regional. Historia Económica, Desarrollo Económico, Desarrollo Regional, Taller de Investigación, Metodología, Habilidades del Pensamiento y otras cátedras. Maestro en “Técnicas de Debate” de la maestría en Acción Política y Administración Pública, de la Universidad Anáhuac. Xalapa, Ver.

Director General Técnico y Secretario General de la Universidad Veracruzana.

En el Gobierno Federal, fue Delegado Estatal de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial en Veracruz, y Director de Desarrollo Regional en SPP. En el Gobierno del Estado de Veracruz ha sido Asesor Económico, Jefe de Prensa y Comunicación Social, Director General del Instituto Veracruzano de Cultura, Director General de Industria, Comercio y Estadística, Coordinador de Participación Ciudadana, Coordinador Ejecutivo del Comité de Planeación para el Desarrollo (COPLADEVER). SEFIPLAN, (2010)

Miembro de diversas Asociaciones Civiles y ciudadanas, como el Colegio de Urbanistas y Planificadores, el Colegio de Economistas; la Fundación Cambio XXI A. C.; y de la Fundación Colosio A.C. Colaborador de diversas revistas y publicaciones académicas. Articulista de diversos periódicos, y de otros medios de comunicaciones nacionales, estatales y municipales.