¡Escribir en el 2017!

  • Alma Espinosa
Por varios años mis principales propósitos se han referido a la escritura.

Es tan difícil eso de pensar en lo propósitos de año nuevo y mucho más recordarlos apenas pasados tres meses. ¿De verdad habrá alguien que cumpla en un año los 12 deseos que mencionó mientras se atragantaba comiendo uvas? No sé ustedes pero yo lo he intentado y a medio año ya ni recuerdo la mitad de los deseos.

Lo que ahora recuerdo es que por varios años mis principales propósitos se han referido a la escritura. Por mil razones no los he cumplido todos y creo que es principalmente por falta de organización y constancia.

Un buen amigo me comentó… bueno, propiamente me reclamó esa falta de constancia en mi escritura. Traté de dar mis razones, pero entre el balbuceo y el no tener una respuesta concreta, me quedé sin palabras y acepté todos sus regaños.

A diferencia de los años anteriores, esta vez estoy consciente de que la organización y la constancia son mis puntos débiles y tengo que trabajar en ello. Como anillo al dedo o caída del cielo me llegó la propuesta de la pareja de escritores Alberto Chimal y Raquel Castro: #Escritura2017.

¿De qué trata? Sencillo: Comprometerse con uno mismo a escribir durante un año. Completar el primer borrador de un proyecto del tipo que cada uno elija. La idea es iniciar un proyecto de escritura viable, que se disfrute y sea divertido. Eso sí, con metas claras y precisas.

Alberto es un escritor conocido, además de su excelente narrativa, por utilizar las nuevas tecnologías como medio de creación y comunicación con lectores y escritores. Desde sus redes sociales y su página www.lashistorias.com.mx convoca a concursos, organiza talleres y pone a disposición textos para descarga gratuita.

Qué mejor referencia que alguien tan familiarizado con estos recursos proponga apoyar a quienes hemos tenido la intención de escribir un texto con ejercicios, consejos, materiales académicos y un espacio de diálogo con solo usar el hashtag #Escritura2017.

La primera recomendación es definir el proyecto de escritura y tomar en cuenta estos cinco pasos: Establecer y apartar tiempo para escribir, la constancia es mucho más importante que la cantidad de páginas. Tener una primera idea de la extensión del trabajo. Elegir la forma del proyecto, por ejemplo si es una novela cómo se construirán los personajes. Dividir el año en etapas y plantearse metas en cada una.

Finalmente, obtener todos los elementos para la escritura lo más pronto posible, es decir si se requiere un trabajo de investigación previa o una serie de entrevistas (para este último punto, Alberto Chimal escribió el manual “Cómo empezar a escribir historias” editado por el entonces Conaculta para el Programa Nacional Salas de Lectura).

Quizá no a todos nos funcione eso de escribir en solitario. Quizá lo que nos falta es que nos echemos porras unos a otros para avanzar en nuestro proyecto de escritura. Si ya hemos probado otras cosas y hemos fallado, vale la pena intentar algo diferente.

Versión para impresión

Anteriores

Alma Espinosa

Es originaria del Distrito Federal y desde hace más de una década radica en Xalapa. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Estudió la especialidad en la Enseñanza de la lengua y la literatura en la Universidad Pedagógica Nacional Unidad Xalapa, donde actualmente es docente. Es egresada de la maestría en Literatura mexicana por la Universidad Veracruzana.

Actualmente cursa el diplomado para la Profesionalización de mediadores de lectura por la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco. Es mediadora del Programa Nacional Salas de Lectura del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Ha impartido talleres relacionados con el tema de la lectura y la escritura, y desde hace dos años es una de las mediadoras que dirige la sala de lectura Equinoccios.

Como periodista ha trabajado en el Instituto Mexicano de la Radio, el periódico U2000. Crónica de la educación superior, y el Departamento de Prensa de la Universidad Veracruzana. Fue gestora cultural en la USBI Xalapa. Actualmente colabora en el área de Comunicación Social del Instituto Veracruzano de la Cultura.