Cleptocracia, ¿continuidad de corrupción e impunidad?

  • Rafael Arias Hernández
Tanto luchar por el poder, para no poder; para continuar con más de lo mismo y peor.

El final a 193 días. Tanto luchar por el poder, para no poder; para continuar con más de lo mismo y peor.

Para la población, crecen corrupción e inseguridad en Veracruz y el país. Según INEGI, se perciben y padecen más, ante insuficiencia y fracaso de  políticas y programas gubernamentales. Tema sobre el que hay que abundar, por lo pronto puede consultarse aquí.

http://www.beta.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2018/EstSegPub/encig2018_03.pdf

Cierto, muy cierto: dinero, estupidez, corrupción e incapacidad son inocultables.

Cleptocrátas intocables

Responsables y culpables ahí están y siguen, asociados y encubiertos por autoritarismo, arbitrariedad y nepotismo; imponiendo y sosteniendo sucesores encubridores, confiados en que, como siempre, no pasa nada y viene lo mejor. Total la ley es letra muerta.

Intocables y reciclables, bajo el amparo de una cultura o costumbre de impunidad efectiva; caracterizada por evidente acción y dominio, que trasciende en tiempo y espacio, de un multisistema de innumerables formas de operación y reproducción, que se extiende a todos los ámbitos de gobierno.

Lo más efectivo, es Justicia a modo, simulación y entretenimiento, Crimen sin castigo, que es ejemplo a seguir. Para ello, nada raro, propiciar y aprovechar pasividad, desinterés y enajenación ciudadana y social.

De principio a fin, en México y en Veracruz, excepciones aparte, tanto al PRIANRD y su hampa electoral, como a  sus gobernantes, políticos y cómplices, poco o nada les importa  crisis económica y  falta de bienestar social. Solo les interesa ganar gobiernos, sostenerse o imponer socios, familiares y cómplices.

Ahí están, en toda elección, descaradamente dedicados a la compra o condicionamiento de votos, actas y sentencias, con clientelismo de acciones y programas de desarrollo social, y la operación de una costosa partidocracia con cargo al presupuesto.

Poco o nada les importan limitaciones y sacrificios que padecen millones y millones de seres humanos.

Cuando gobiernan, sobresalen en ineficiencia, corrupción e inseguridad; nulos o pobres resultados, con abundantes justificaciones y pretextos Eso sí, usan y abusan de los recursos públicos, de las atribuciones de las instituciones.

Y desde luego, son presuntos responsables y prófugos potenciales, por la creciente fractura y debilitamiento de finanzas y administraciones públicas, así como la  inocultable ineficiencia y delincuencia gubernamental.  

Gastar mal y endeudar más, es su característica y fuente de beneficios y ventajas.

Más información oportuna y confiable

Delincuente es el que no cumple con la ley, como la que los obliga a informar y no lo hacen, o lo hacen a su conveniencia.

Delincuente es el que viola el derecho a saber de la población, cuando engaña, distorsiona, entretiene y manipula.

En su mayoría, es insuficiente, cómplice y simulador el trabajo de quienes están supuestamente a cargo, de que todo servidor público cumpla con su obligación.

¿Cómo reconocer esfuerzo, avance y logro? ¿Cómo identificar lo bien o mal hecho y  lo pendiente por hacer? ¿Cómo defender o condenar, sin información?

Lamentable hablar de lo que no se sabe, defender lo que se ignora, y criticar lo que se desconoce.

Peor sentirse obligados a confiar y aceptar ciegamente, lo que dicen quienes gobiernan, acostumbrados a mentir, a decir medias verdades, a inventar y manipular para evadir responsabilidades.

No es suficiente ni aceptable la comunicación faraónica, de la entrevista, el discurso y el boletín oficial. Lo que difunde el gobierno no es dogma, ni acto de fe.

Hecho comprobable, la opacidad y falta de acceso a información oficial. Por lo que, a unos meses de que concluya el gobierno estatal, hay que insistir, exigir y denunciar.

Hasta hoy, no se sabe ¿De qué tamaño es el daño recibido y cuál es ya, el acumulado por el gobierno actual? 

Imprescindible saberlo para valorar el esfuerzo y no dar lugar a pensar o suponer, que hay arreglos, encubrimiento y Justicia a modo.

Concretamente, en muchas formas, a estas alturas y después de la manipulación e inconsistencia contable y de registros oficiales; por encima de las múltiples declaraciones que aseguraban no endeudar más, es notorio que lo que se debe sigue aumentando, en muchas formas. Y sigue sin informarse oportuna y correctamente. ¿A cuánto asciende el total-total de deuda pública estatal y municipal? ¿Dónde están los miles de millones de pesos presupuestados y desaparecidos?

Está por terminar la administración y pronto debe anunciarse, la  trasmisión al nuevo gobierno. Sin embargo, muchas preguntas siguen sin responderse. Entre otras:

 ¿Y los resultados de la entrega recepción? ¿Cuántos despedidos y nuevos contratados van? ¿Renovar o autorizar más concesiones y privatizaciones, para beneficiar a quienes? ¿Cuál es el costo de la reestructuración de la deuda? ¿Es obligatorio sostener a funcionarios ineptos o mediocres con ofensivos y exagerados sueldos y beneficios especiales?

Demasiados asuntos públicos, siguen en opacidad y nulo acceso a información oficial actualizada y confiable. Sin verdaderas fiscalización evaluación social.

La ignorancia no es la madre de la felicidad responsable. Ineficiencia y corrupción, inician y se fortalecen con falta de información; y su manipulación causa entretenimiento y enajenación.

Imprescindible que, sin excepciones, se responsabilice y sancione.

Hacer realidad, prohibir y penalizar opacidad y desinformación oficial. Este y otros temas deben incluirse en las propuestas y debates electorales.

Ineludible gobernar al gobierno, someterlo a la ley, para enfrentar estos colosales y nuevos desafíos. ¿Cuál diferencia, si imperan muchas de las mismas fórmulas y medidas experimentadas?

Urgen verdaderos gobiernos del cambio. La diferencia se nota, porque ahora se conocen y difunden más rápidamente fracasos, abusos, daños y pérdidas.

Prioridad gubernamental y objetivo general, propiciar e intensificar   participación ciudadana y social; presentación y análisis permanente de acciones y programas, propuestas de continuidad o cambio en estructuras y funciones de las instituciones.

Representación pública y fortalecimiento institucional. Participación ciudadana y evaluación social. Tanto consolidación y transformación, como actualización y modernización, resultan incompletas o distorsionadas sin información y participación reales.

Lecciones presentes, ante aprendizajes ausentes. Decía Víctor Hugo que:

“La aceptación de la opresión por parte del oprimido acaba por ser complicidad; la cobardía es un consentimiento; existe solidaridad y participación vergonzosa entre el gobierno que hace el mal y el pueblo que lo deja hacer.”

. -Academico.IIESESUV@RafaelAriasH,Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasH

Versión para impresión

Anteriores

Rafael Arias Hernández

Actualmente es Investigador del IIESES y maestro de la Facultad de Economía de la UV.

Cuenta con  Licenciatura en Economía, por la Universidad Veracruzana. Obtuvo mención honorífica Cum Laude.  Maestría en Economía con especialización en Desarrollo Regional y sub especialización en Historia del Pensamiento Económico. Salt Lake City, Utah. USA. Diplomado por la U.V. en “Habilidades del Pensamiento”.  Alta Dirección AD2 Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas. (IPADE). Becario en los programas Lincon-Juárez y LASPAU.  Asesor académico y maestro de Enseñanza Media, Esc. De Bachilleres Noc. “Art. 3º Constitucional”, Xalapa, Ver. Maestro en la Facultad de Economía, y de la Maestría en Desarrollo Regional. Historia Económica, Desarrollo Económico, Desarrollo Regional, Taller de Investigación, Metodología, Habilidades del Pensamiento y otras cátedras. Maestro en “Técnicas de Debate” de la maestría en Acción Política y Administración Pública, de la Universidad Anáhuac. Xalapa, Ver.

Director General Técnico y Secretario General de la Universidad Veracruzana.

En el Gobierno Federal, fue Delegado Estatal de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial en Veracruz, y Director de Desarrollo Regional en SPP. En el Gobierno del Estado de Veracruz ha sido Asesor Económico, Jefe de Prensa y Comunicación Social, Director General del Instituto Veracruzano de Cultura, Director General de Industria, Comercio y Estadística, Coordinador de Participación Ciudadana, Coordinador Ejecutivo del Comité de Planeación para el Desarrollo (COPLADEVER). SEFIPLAN, (2010)

Miembro de diversas Asociaciones Civiles y ciudadanas, como el Colegio de Urbanistas y Planificadores, el Colegio de Economistas; la Fundación Cambio XXI A. C.; y de la Fundación Colosio A.C. Colaborador de diversas revistas y publicaciones académicas. Articulista de diversos periódicos, y de otros medios de comunicaciones nacionales, estatales y municipales.