Publicado en e-veracruz.mx (http://da9w.e-veracruz.mx)

Veracruz

Universitarias marchan contra violencia a mujeres

Fernanda Torres
August 19, 2019 09:27:29 PM
Estudiantes de la Universidad Veracruzana se pronunciaron contra feminicidios y el acoso del cual son víctimas diariamente

Veracruz, Ver.- Eran cerca de las siete de la noche y el sol comenzaba a ocultarse en la unidad habitacional El Coyol, en el municipio de Veracruz.

Daniela con tan solo 10 años y las inquietudes de su edad, se sube a un poste de contención, de esos que usan para proteger las casas en el caso de que un automóvil se impacte en la equina y el inmueble no se destruya.

Estando sentada en el poste, Daniela abre sus pequeñas piernas e incita a Mónica a imitarla. Antes de que la segunda niña trepe, el conductor de un camión de la ruta Chapultepec le grita algo que Dani no comprende.

“Ya vámonos, no vaya a regresar”, le dijo Mónica. Nunca más volvieron a jugar en ese lugar. ¿Qué les gritó el chofer?... “¡TE LA METO O QUÉ!.”

[relativa1]

Manifestación

Este lunes, la Universidad Veracruzana (UV) una vez más fue sede de una manifestación pacífica convocada por un grupo de alumnas de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación. El motivo: Conciencia ante el peligro latente que viven las veracruzanas día a día al transitar por cualquier calle.

“Tan solo en este año, han asesinado a más de mil mujeres que en muchos de los casos fueron por hombres que juraron amarlas. No son crímenes pasionales, son feminicidios”, sentenció Fernanda Acosta, una de las chicas organizadoras de la movilización.

Casi por 20 minutos este grupo conformado por aproximadamente 60 personas, bloquearon la avenida Juan Pablo II de Boca del Río, Veracruz.

En las pancartas se leía: “Existo porque resisto”, fueron sostenidas con valor y coraje por las chicas manifestantes, pues conductores inconformes arrojaron basura a sus caras e incluso las insultaron verbalmente, no sin antes casi arrollar a un par de estudiantes que solo intentaban una cosa: Generar conciencia del riesgo que se vive en México y el Estado al ser mujer.

Daniela

Miércoles de una tarde de junio. La chica de ahora 22 años y estudiante de la carrera de Comunicación toma una clase en la UV, actividad física, nutrición y desarrollo humano en la salud, de la cual, sale antes de lo previsto.

Sin tanto preámbulo, Daniela se dirige a su casa en el Coyol pero para ello, tiene que tomar el autobús a dos cuadras de donde imparten su clase.

Se queda parada en la calzada Costa Verde, esquina con Mar del Norte en Boca del Río. El camión para y ella alcanza el último lugar vacío en la unidad.

Entrando a una de las colonias que el transporte atraviesa hasta llegar a El Coyol, un hombre con una niña de cinco años en brazos aborda. Daniela al ver que este hombre también carga con una maleta aparentemente pesada, decide ceder su lugar.

Claro que se arrepintió.

[relativa2]

En silencio

Las chicas de la manifestación no estuvieron solas, algunos de sus compañeros de la Facultad de Comunicación que congenian con la ideología de género se sumaron a la movilización.

El bloqueo de las calles ocurrió en distintos momentos, la primera calle bloqueada fue Juan Pablo II, después, caminaron hacia la avenida Ruiz Cortines donde permanecieron de pie sobre paso peatonal durante media hora.

Por último, caminaron sobre la misma avenida hasta llegar a la calle Jesús Reyes Heroles donde poco a poco disolvieron el contingente, no sin antes recordar a gritos el caso de feminicidio impune ocurrido entre la comunidad estudiantil de 2016, cuando Génesis Urrutia apareció desmembrada y en bolsas negras.

En el autobús

Daniela continúa su viaje de pie y con la mirada fija en la ventana, se sostiene del pasamanos del “Chapu”, como los veracruzanos conocen a esta ruta.

Sin más, Daniela siente una algo caliente en su muslo. Ella se paraliza. Es una mano y comienza a explorar más arriba y esta vez palmea. Lo vuelve a hacer y lo vuelve a hacer. Ella no se puede mover, lo único que siente es asco y miedo.

El hombre que intentaba tocar más de repente se levanta del asiento y dice en voz alta “Siéntate”. Daniela lo mira y le dice con voz tranquila “No”. La gente en el camión comienza a girar.

El hombre de tez morena, bigote poco abundante y de 1.70, le insiste. En esta ocasión ella obedece y se sienta. Tiene miedo y no sabe cómo reaccionar. 

El sujeto comienza a arrimar su miembro al hombro de Daniela durante el minuto más largo de la vida de la joven.

El tipo se detiene justo cuando una señora sube al autobús y se para a su lado y de frente a la chica.

“Cinco veces me palmeo en la pierna y un minuto me lo arrimó, siempre sufro acoso y los hombres no se dan cuenta que nos lastiman”.

[relativa3]

Visitas: 271