Publicado en e-veracruz.mx (http://da9w.e-veracruz.mx)

Estado

Alumnos abandonan estudios por falta de recursos, en Álamo

Víctor Toriz
September 08, 2020 09:43:01 PM
Estudiantes cambiaron las clases por trabajo para ayudar con los gasto a sus padres; falta de ingresos se agudizó por la pandemia de covid

Veracruz, Ver.- El ciclo escolar a distancia y la falta de dinero entre las familias por la crisis sanitaria de la pandemia de covid-19, causó que la Escuela Técnica Agropecuaria 141 disminuyera su matrícula.

La causa: sus alumnos, generalmente jóvenes de comunidades rurales del municipio de Álamo Temapache, en la región norte del estado de Veracruz, deben decidir entre apoyar a sus familias o continuar con sus estudios.

Coral Álvarez, personal administrativo del plantel escolar, afirmó que en este periodo escolar hubo estudiantes que abandonaron las clases para dedicarse a trabajar y así ayudar con el gasto a sus padres.

Para los que continúan, señaló que la falta de acceso a internet, cobertura telefónica y herramientas tecnológicas como computadoras, celulares o televisores, dificulta que las clases a distancia se lleven a cabo.

El plantel escolar se localiza en la comunidad de Villa Hermosa y recibe a alumnos de poblados cercanos como Otatal, localidad de unos 498 habitantes (según el último censo que se puede consultar).

En Otatal el INEGI contabilizó 124 casas, de las cuales solo 9 tienen una computadora y 115 una televisión, lo que permite tener un escenario de la brecha tecnológica que existe, agregó la entrevistada.

En la Técnica 141 hay 56 alumnos en los tres grados, seis de ellos viajan desde Otatal y otros de otras comunidades cercanas.

Este año, Coral Álvarez dijo que de los seis alumnos que iban de esta comunidad ubicada a unos 40 minutos de Villa Hermosa, solo se inscribieron cuatro, de los otros dos no se sabe.

Sin embargo, Coral Álvarez señaló que lo más grave es la pobreza entre las familias de los jóvenes que integran la matrícula de la Técnica Agropecuaria 141.

La entrevistada, señaló que la falta de ingresos se agudizó por la pandemia de covid-19 y obligó a que jóvenes se ocuparan en actividades laborales en el campo, para ayudar a sus familias a sobrellevar la falta de dinero.

CARENCIAS PERMANENTE

Coral Álvarez es testigo de los esfuerzos que realizan maestros, padres de familia y alumnos por lograr que los estudiantes concluyan sus estudios de secundaria cada año y como este esfuerzo continúa en un ciclo escolar a distancia.

La trabajadora de la escuela dijo que profesores mantienen contacto con los alumnos a través de mensajes de texto o vía WhatsApp, cada que es posible los estudiantes envían sus actividades.

No obstante, dijo que las carencias en la escuela ubicada en Villa Hermosa son permanentes, en esta ocasión por la falta de acceso a la tecnología, pero en años regulares a servicios básicos en las instalaciones.

Aprender en una escuela ubicada en una comunidad del municipio de Álamo, pero que no es atendida por el Ayuntamiento, ni vista por autoridades de otros niveles de gobierno conlleva aprender con lo que se pueda, señaló.

Coral comenta que, aunque tienen luz aún no cuentan con agua potable, surten los baños con un tinaco y una cisterna que recolecta agua de lluvia. Muchas veces es imposible utilizar el agua porque se encuentra contaminada.

Aunque tienen una pequeña papelería, generalmente los maestros se cooperan para ayudar a los alumnos que más lo necesitan con sus materiales para que puedan realizar sus actividades.

Anualmente, la cuota voluntaria de esta escuela es de 100 pesos. El nivel elevado de pobreza no permite que el 50 por ciento de la matrícula cumpla con esta cooperación. Ese restante paga la mitad a finalizar el curso, otros solo pueden dar 25 pesos.

En la Escuela Técnica Agropecuaria Número 141 han regresado estudiantes destacados que concluyeron una carrera universitaria o militar.

Sin embargo, aún quedan aquellos que están en el camino, que se ausentan en días festivos para ir a la ciudad a vender con sus padres y así llevar un poco más de comida a sus hogares.

También quedan los de Villa Hermosa, una comunidad con 555 habitantes (indica el censo más reciente), donde de 151 viviendas solo 7 tienen acceso a una computadora.

Durante el programa actual los maestros pocos pueden hacer para ayudar a sus alumnos desde sus casas, donde se mantienen en confinamiento para evitar el contagio de covid-19, y tal como han instruido las autoridades escolares y sanitarias.

Desde ahí reciben todo tipo de mensajes, los más, generalmente con disculpas por no poder entregar la tarea a tiempo por falta de una televisión o de una computadora.

Aunque tengan celular, mantener un plan telefónico o una recarga se vuelve complicado cuando los megas se consumen antes tener para meterle saldo.

Así, el personal como Coral y los docentes de la Escuela Técnica Agropecuaria Número 141 hacen un llamado a las autoridades para que volteen a ver a los niños que estudian aquí, niños que tienen ganas de salir adelante, pero que están impedidos por su condición social.

Visitas: 112